Capítulo 13

Más tarde, Juanfe pensó que le habría gustado poder fingir indiferencia… pero Cristián estaba frente a él y la sorpresa era demasiado grande…  Se quedó inmóvil mirándolo como si fuera una aparición… estaba tal y como Enrique le había contado… sano, vivo, sin un rasguño ni signos de enfermedad… saludable, atractivo… su pelo se mantenía largo y brillante… lo miraba con sus ojos oscuros intensos y una leve sonrisa… se notaba que estaba algo inquieto…

-. Hola

Una simple palabra de su boca… Cris lo saludaba como si nada diferente hubiera pasado entre ellos… como si no le hubiera roto el corazón en millones de pedazos… como si nunca hubiera desaparecido

-. Hola

Respondió porque no supo que más decir… se habría lanzado a sus brazos y aferrado a su cuerpo… le habría comenzado a gritar todo lo que tenía guardado en su corazón… le habría gustado golpearlo, echarle en cara su sufrimiento y besarlo con la misma intensidad… apretarlo fuerte y mantenerse pegado a él… pero no pudo… se quedo inmóvil, demasiado sorprendido y aturdido de verlo aparecer frente a él…

-. ¿Cómo estás?

Cris ladeó su cabeza un poco para mirarlo mejor… sus movimientos de las manos denotaban su nerviosismo… Juanfe estaba frente a él y lo hacía sentir muchas cosas… nervios… culpa… amor… deseo… ganas de abrazarlo y escucharlo reír… odiaba sentirse incómodo frente a él.

-. Bien… y tú?-

Pero, que es lo que estaba pasando??? ¿Por qué jugaba así con él??!!  Hola?? Como estas??  Eso era todo??… ¿en serio Cristián?.. en serio vas a tratarme como si nada hubiera pasado???… no hay explicaciones ni preguntas??… ¿por qué me haces esto??…Juanfe se estaba enojando cada minuto que pasaba sin escuchar lo que deseaba oir de la boca de Cristián… recordando cada dolor provocado, cada lágrima derramada… su indiferencia… aparecía de la nada y se comportaba como si nunca lo hubiera herido…

-. Bien… ¿vas a tu casa?

A Juanfe le estaba costando creer esto… ¿solo así?… ¿aparecer y nada más??… ¿dónde están todas las explicaciones que me debes?… Acaso no merezco que me digas nada más??  éramos amigos!!! Éramos mucho más que amigos…

-. Si…

Comenzaron a caminar sin hablar… sin tocarse… rígidos.  Al cabo de unos cuantos metros, Juanfe no pudo más… sentía que explotaba…  se volvió hacia él y lo miró fijamente directo a los ojos… respiraba agitado… había algo muy fuerte en sus ojos claros…

Cristián se detuvo… Dios!! ahora era cuando… ahora tenía que reconocer todo lo que había hecho y pedirle perdón… sabía que tenía que hablar pero estaba tan impactado de verlo y descubrir sus propios sentimientos… se sentía abrumado por la intensidad de lo que estaba sintiendo… no sabía por dónde empezar… sus instintos lo habían guiado cuando se bajó del vehículo para hablar con Juanfe… no había pensado que decirle… solo… quería mirarlo.. estar cerca de él.

-. Juanfe…- estaba rogando con la voz… antes siquiera de decir algo había comenzado a rogar-

-. ¿Ese es tu vehículo? – preguntó  Juanfe señalándolo- ¿vas a dejarlo ahí?- 

Cuando se detuvo, pensó encararlo, gritarle su dolor y exigirle que le explicara lo que había pasado… pero al ver la mirada de Cris se acobardó… esos ojos y ese rostro habían sido tan cercanos y amigos…  habían sido tanto… lo había besado con sus labios y habían compartido todo… y ahora lo trataba como si fuera un extraño que no merecía ninguna explicación???!!!  Sintió como una barrera comenzaba a alzarse en su interior… el frío lo envolvía… tenía que protegerse de Cristián… eso si era una novedad… protegerse de su protector… pero lo había herido y podía volver a hacerlo… se recubrió de una capa de hielo… no le iba a mostrar su dolor… había aprendido que sus niñerías cansaban a Cristián y lo habían alejado.

Cristián se desconcertó y miró el vehículo que tenía una pequeña inscripción en la puerta “Policía de Investigaciones” y una placa diferente…

-. Si.. bueno…  Trabajo en investigaciones ahora… soy un detective… o sea… voy a serlo- se enredó en explicaciones… la frialdad de Juanfe lo había impactado.

Cristian un detective?… su respiración se detuvo y sintió una puntada de dolor… ¿eres un detective ahora?.. y él nunca se había enterado de nada de eso?.. Cristián había cambiado su vida y nunca le había contado nada… ¿Qué pasó??!!… y la universidad?? Y tus planes??… ¿Qué fue lo que hice tan mal para merecer que me dejaras fuera??!!! dolía… lo seguía mirando… se sentía tan lejos de Cristián… el que caminaba al lado suyo no parecía el mismo de antes… Juanfe se sintió nuevamente herido… Cris lo había excluido de todo lo que pasaba en su nueva vida… no tenía idea de los cambios que había experimentado ni que hacía ahora… lejos… tan lejos… seguramente compartía su vida con nuevas personas… con ese chico que había visto Enrique…

No se atrevía a hablar más. Tenía las lágrimas atragantadas en la garganta. Quería llorar… golpearlo… Que estúpida conversación!!!!.. De todo lo que había imaginando que pasaría cuando lo encontrara, nunca pensó en algo como esto…

-. Y el colegio… ¿Cómo vas?

La voz de Cristián era forzada

-. Bien. Todo bien

Él también podía jugar y aparentar indiferencia

No era verdad. Sus notas eran muy malas y se había despreocupado de todo… pero Cristián solo preguntaba por cortesía… supuso que en realidad, no le interesaban ni él ni sus notas… a Cris ya no le importaba él.

 Seguían avanzando en un desagradable silencio…

Cristian supo que sería difícil volver a hablarle… se conocían tan bien…. Esta conversación era incómoda y falsa… quería decirle otras cosas… diferentes, explicarle… contarle lo que había pasado por su mente y su cuerpo… pero se notaba que  Juanfe estaba enojado y molesto… respondía altanero y arrogante… casi petulante… no le daba espacio para decir nada… y lo entendía… sabía el shock que estaba causándole pero… necesitaba hablarle

-. Escucha… me gustaría conversar contigo, si tienes tiempo

Juanfe sonrió para sí mismo… una sonrisa amarga y dolorosa apareció en su rostro… ¿desde cuándo tenían que pedirse cita para hablar?

Llegaban frente a su casa. Cruzó la reja de entrada sin responderle… no confiaba en su voz.

Cristián lo acompañó aunque no había sido invitado a entrar.

-. ¿De qué quieres hablar?

Ahora quieres explicarme?… por fin me vas a decir la razón de tu desaparición?

Abrió la puerta de su casa y entró. Cristián cruzó por primera vez el umbral de la puerta sorprendiendo a Juanfe. Nunca antes había querido ir a su casa ni conocer a su madre… No dijo ni hizo nada. Estaba tan dolido y cerrado… frío… distante…

-. Es… sobre Adrian Araneda

Juanfe se quitaba la mochila de la espalda cuando escuchó lo que decía… sus movimientos se congelaron por múltiples razones… escuchar el nombre de Adrián le producía un temblor, bastaba su nombre para sentir rabia y temor… luego… ¿era por eso que lo había buscado?.. Dios!!! no había vuelto a aparecer porque quisiera explicarse o recuperar su amistad… lo buscaba por algo relacionado con Araneda!!!

-. Discúlpame un momento

Tiró la mochila en cualquier parte y abandonó de prisa la sala dejando a Cristián solo y desconcertado.

Cerró la puerta de su habitación y ya no pudo retener más las lágrimas… Cristián estaba en su casa!!!  Un Cristián que no parecía el mismo. Había vuelto pero no para quedarse ni de la manera en que él lo había pensado… Cris volvía para… ¿hablar sobre Araneda?.. ¿eso era para él más importante que la amistad que tenían?…

No… corrección… ya no tenían…

Se sujetó de la pared cuando sintió que las piernas no lo sostenían… esa era la cruda verdad… Cristián y él ya no eran amigos… cerró los ojos unos minutos hasta que logró calmarse…  lo estaba esperando en la sala. Corrió al baño y se lavó la cara, acomodó su pelo y respirando profundamente decidió volver y terminar todo de una vez.

Cristián miraba lo que lo rodeaba con mucha curiosidad… en la sala había muchas fotos de Juanfe y su mamá… juanfe cuando niño… tan lindo.. la sala estaba decorada de manera simple pero muy acogedora.. imaginó las horas que Juanfe pasaba en este hogar… su mente divagaba entre la cálida sensación de encontrarse por fin dentro de su casa y los nervios tremendos que le producía saber que ahora tendrían que hablar… estaba preparado para explicarle… tenía miedo de lo absurda que sonarían sus explicaciones.

Un tintineo de llaves atrajo su atención cuando la puerta se abrió y entró una mujer. Se volvió de frente a ella. La mujer lo miró sorprendida, casi asustada

-. Soy Cristián, amigo de Juanfe

Se adelantó rápidamente a decir para tranquilizarla

Ella lo miró largamente. Cerró la puerta con tranquilidad. Así es que este era el famoso Cristian que había desaparecido y roto el corazón de su hijo; el que lo había ayudado cuando ella no supo hacerlo… el que habían buscado tanto… ¿qué hacía solo en el medio de su sala?

-. Hola, Cristián. Soy Marcela, la mamá de Juanfe

Extendió su mano para saludarlo… no tenía claro que sentir… por un lado estaba agradecida porque lo había ayudado mucho pero por otro lado, lo había hecho sufrir tanto…

-. Mucho gusto, señora

Estrechó la mano de ella y sintió satisfacción de poder hacerlo… la mamá de Juanfe. Por fin la conocía… ¿Por qué diablos había retrasado tanto este momento?

Juanfe apareció justo en ese instante. Los tres se miraban en un silencio pesado

-. ¿De qué querías hablar?

Había frialdad suficiente para que su mamá y Cristián se dieran cuenta de lo diferente que estaba…

Cristian tragó saliva… mierda!!! todo se estaba complicando…

-. Yo… te dije que ahora trabajo para investigaciones y… es sobre…

Se detuvo bruscamente mirándolos a ambos ¿sabía la mamá de Juanfe?… no podía contar ni preguntar delante de ella…

-. Puedes hablar– dijo como si hubiera adivinado las preguntas en su mente – mi mamá sabe todo

Hubo un gesto de él hacia ella que enterneció a Cristián. Juanfe se acercó a su mamá y ella le abrazó en un gesto de protección claramente muy maternal. Los miró fascinado, Juanfe había arreglado la relación con su madre… eso estaba muy bien. Entonces se dio cuenta de que lo miraban esperando a que continuara.

-. Juanfe, esto es delicado y difícil pero es importante

Se sintió extraño hablar así… como si su único papel en esta conversación fuera la de un detective lejano a la familia… Cristián estaba sumamente incómodo.

La mujer tomó asiento y le indicó al resto que lo hicieran también. Juanfe se sentó al lado de su madre y Cris en otro sillón… así estaban las cosas ahora … en bandos separados.

Cristián explicó en forma detallada y muy pausada lo que había pasado con Adrián Araneda. Estaba en la cárcel por otras razones pero podría salir en corto tiempo. Sin embargo, había otra denuncia y si a eso, se sumaba la de Juanfe, entonces… era muy probable que Araneda fuera sentenciado y cumpliera una muy larga condena.  Omitió decir que él había sido el autor de la condena de Araneda… que lo había enviado a la cárcel para castigarlo por lo que le había hecho a él… omitió decirle que se sentía extraño hablándole de esa manera… tan distante… omitió decirle que se confundía con la frialdad en sus ojos… que no le gustaba nada…

-. En resumen, ¿quieres que mi hijo presente una denuncia?- preguntó ella

-. Solo si él quiere- Cristián lo miraba intensamente esperando una reacción, peroJuanfe se había refugiado en un plano diferente donde se volvía inalcanzable. No lo miraba, estaba distante, ausente, frío.

-. Juanfe?- pregunto ella tanteando terreno

-. Lo haré. Quiero que pague por lo que me hizo-  su voz era plana.. difícil detectar algo más que resentimiento

-. Puedo llevarlos o venir a buscarlos cuando quieran…- ofreció Cristián rápidamente

-. No. Gracias. Solo dime dónde debemos ir- respondió de prisa

Cristián les indicó la dirección, cabizbajo, sorprendido…

-. Iré con mi mamá mañana- Juanfe estaba de pie frente a la puerta. A su lado estaba ella…

-. Yo… los estaré esperando-

-. Bien. Adiós y gracias-

Antes de terminar de pronunciar las palabras, Juanfe dio media vuelta y desapareció hacia el interior de la casa dejándolo solo con ella… lo siguió con los ojos… ¿Qué mierda??!! nada de esto había resultado como él lo había pensado… por un segundo pensó correr tras él

-. Gracias, Cristián. Esto es muy importante para nosotros

Para ustedes???… solo para ustedes?? Lo es para mí también!!! Juanfe significa mucho en mi vida!!!

-. Si.. ehhh.. yo.. de nada

Y de pronto estaba fuera de la casa caminando de vuelta hacia el vehículo… con la moral por el suelo y el ánimo destrozado…

JUANFE

Se encerró en el dormitorio… pensó que en cuanto cerrara la puerta se iba a poner a llorar desconsoladamente pero no fue así… se sentó sobre lo primero que encontró y se quedó con la mirada vacía dirigida hacia la nada… ¿Qué demonios había pasado hacia unos minutos??… ¿Dónde estaba Cristián, su amigo?.. ¿Quién era ese que había venido a buscarlo??… ese vacío tan hondo que sentía dentro de él…

No le había dicho nada… ninguna explicación… ni siquiera había mencionado el pasado en común… era como si hubiera ignorado todo lo que alguna vez hubo entre ellos

Tenía otra vida… detective… una de la que él no tenía idea…

Tenía un chico con el que salía a bailar… ¿sería su pareja permanente?..

Cristián era otro…

Su Cristián no existía…

Despacio… casi en cámara lenta su rostro se fue arrugando y comprimiendo hasta que por fin soltó las lágrimas y el dolor…

Cristián había estado en su casa… pero su amigo Cristián, el que hacía latir su corazón de manera diferente… ese…  no había vuelto.

Pasado el mediodía del día siguiente, Juanfe y su madre llegaron a la delegación. Alguien los atendió en cuanto dijeron de qué se trataba  los hizo pasar a una sala especial.

Cristián se enteró cuando Ramírez fue a hablar con él.

Había estado inquieto toda la mañana esperando a Juanfe. Había dado por hecho que preguntarían por él.

-. El chico amigo tuyo… vino a hacer la denuncia

Anunció Ramírez entrando al lugar donde trabajaba Cristian. Saltó de la silla, nervioso, alegre,., preocupado

-. Iré a atenderlo

-. No… ya se fueron. Hizo la denuncia y se retiró

-. Pero…

El desconcierto era total. Juanfe había estado en su lugar de trabajo y no había preguntado por él.

Salió a buscarlo de todas maneras, pero no lo encontró ni en el recinto ni afuera en la calle…

Juanfe se había ido sin hablar con él.

Trató de volver a su computador hasta el fin del horario de trabajo pero simplemente no pudo aguantar.

La situación era tan absurda… tan tonta… no tenía sentido. Solo estaba demorando algo que tenía que haber hecho de inmediato en cuanto lo vio… ¿Qué le pasaba?… ¿de qué tenía miedo?.. ¿Qué esperaba para aclarar todo??

-. Necesito retirarme, señor- entró de golpe a la oficina de Ramírez.

-. Ya me parecía que habías esperado demasiado- respondió sin levanta la vista de sus papeles – vete a buscarlo de una vez y arregla tus asuntos con él. No me sirves si estás distraído

Con un movimiento rápido tomó un par de llaves y se las arrojó a Cristián.

Las atrapó al vuelo. Suspiró agradecido, mirándolo.

-. Gracias, señor

– Si… si… vete de una vez

Estacionó frente a su casa a media tarde.   Entendía lo que había hecho Juanfe al ignorarlo… le estaba devolviendo la mano, o al menos eso era lo que el chico creía, pero se equivocaba. Y él estaba ahí para aclararlo todo. Ya no más estupideces… nosoportaba lo que estaba pasando.

Se bajó del auto muy decidido y toco el timbre. No podía demorar un segundo más lo que tenía que hacer. Juanfe abrió la puerta aún en su uniforme escolar. Se sorprendió al verlo en su puerta… se veía niño, triste… apagado. Sus ojos se iluminaron al verlo pero su rostro se volvió duro

-. ¿Qué haces aquí?

-. ¿Cómo que qué hago aquí?

Sin darle tiempo a reaccionar, pasó por su lado y entró a la casa

– Tenemos que hablar-

-. Ya hice la denuncia

No se había movido y mantenía la puerta abierta, aferrado con todas sus fuerzas a la madera… sosteniéndose. Cristián entrando de golpe a su casa y pidiéndole hablar de ellos…

-. No vine a hablar de la denuncia… quiero hablar de nosotros

Lo vio cerrar los ojos y asir aún con más fuerza el pedazo de madera entre sus manos… lo conocía tan bien, estaba a punto de desmoronarse.

-. Juanfe…- la voz se le volvió un suspiro. Se puso a su lado, tan cerca que se tocaban– hablemos por favor- suplicó

-. ¿De qué quieres hablar?

Soltó la puerta y pasó por su lado con destino a la sala. La cercanía de Cristian lo ponía nervioso.

Cris entró a la sala tras él

-. De lo que hice… de… mi desaparición. Quiero explicarte

-. No me debes ninguna explicación. Es tu vida. Haz lo que quieras con ella

Era su resentimiento el que hablaba por él…  vete con ese chico, vete a vivir tu nueva vida de detective

Estaban escalando en la distancia que los separaba… las palabras se volvían cada vez más duras…

Cristian se tomó un momento de silencio para tranquilizarse. Era su culpa. Tenía que asumirla y buscar la forma de arreglar todo esto. Estaba de pie frente a Juanfe… frente al chico que significaba más que todo el resto de las cosas de su vida… lo había herido y tenía que ser suficientemente hombre para reconocerlo y suplicar su perdón.

-.  Lo siento. No debí hacer lo que te hice. Nunca debí abandonarte

Toda la coraza que Juanfe había logrado construir a su alrededor en las últimas horas comenzó a resquebrajarse… este que hablaba ahora sí era Cristian, su amigo. Miro al techo… miro a todas partes intentando contener la emoción… pensando si debía abrirse y confiar de nuevo… ¿lo volvería a herir si lo hacía?… Cristián le había demostrado que podía ser muy duro cuando quería…

-. Juanfe?…-

Los minutos pasaban y se mantenía en silencio… sin decir nada y sin mirarlo… decidiendo… aguantando…

De pronto respiró profundo y se volvió hacia Cristian

-. ¿Por qué lo hiciste?

Era un susurro lastimero… tanto dolor expresado en la pregunta…

-. Miedo… rabia… idiotez

Ahora parecían tan estúpidas sus razones…

-. ¿Miedo a que?- preguntó desafiante.

Juanfe aún estaba de pie. Cristián se paró a su lado. Se miraban de frente…

-. Miedo a ti… a lo que estaba sintiendo

-. ¿De qué manera podría yo causarte miedo?

Su pregunta era tan genuina… ¿cómo él iba a ser causa de temor en Cris?… Juanfe bajaba sus defensas…

Cris lo tocó apenas de la espalda… se sentaron en el sofá… cercanos. Sus rodillas casi se tocaban. Las manos de Cristián tendían a buscar las de Juanfe… pero se detuvo en el último segundo

-. Fui un idiota Juanfe… tuve miedo de los sentimientos que me despertabas… que aun me despiertas

Una corriente cálida pasó temblorosa por el cuerpo de Juanfe… ¿de qué sentimientos hablaba Cristián?

-. No te entiendo Cristián. Si me vas a dar una explicación, dime claramente de qué estás hablando

Estaba tan cerca, se veía tan bonito, enojado, difícil… exigiéndole…

Cristián se acercó a él, estiró su mano y con mucho cuidado, temiendo su reacción, la pasó por su pelo hasta llegar a su nuca… la expresión de su rostro era de ansiedad y felicidad… Juanfe… tan cerca… se volvía irresistible… ya estaba cansado de fingir… de aparentar… quería decirle lo que sentía en su corazón… dar rienda suelta a lo que le provocaba.. hacerle saber cuánto le importaba y como lamentaba haberse alejado… No le dio tiempo de alejarse al menor.

-. Hablo de esto, Juanfe

Movió su cuerpo y sus labios rozaron apenas los de Juanfe… un toque tan suave y delicado pero que lo llenaba de sensaciones maravillosas…  tuvo que hacer un esfuerzo para contenerse… le habría gustado seguir, besarlo con toda la pasión que tenía reprimida pero tendría que esperar… primero necesitaba saber que diría él.

Juanfe no se atrevió a moverse… Lo había besado… Cristián había tocado sus labios con los suyos… lo había besado!!!

Abrió los ojos muy grandes… ¿esos eran su sentimientos?… no entendía nada… ¿cómo era que estos sentimientos lo habían llevado a alejarse de él?… lo besaba, pero ¿y el chico que lo acompañaba ahora?…

-. Cristián ¿Qué me quieres decir?- pero su forma de hablarle había cambiado… estaba rogando por entender claramente

-. Siento algo muy fuerte por ti, Juanfe– su mano subió hasta quedarse quieta en la mejilla de Juanfe – pero tengo tanto que explicarte- le hablo con ternura

– Pero…- quiso alejarse… la mano firme de Cris sobre la suya, lo detuvo.

-. Déjame explicarte todo, por favor

-. Explícame entonces

De lo primero que le habló fue de su familia… esa que nunca había mencionado antes. La sorpresa hizo abrir mucho los ojos a Juanfe… ¿familia?… guardó silencio acumulando mil preguntas que ya haría después… ahora quería escuchar.

Cristián le contó de sus orígenes muy humildes y difíciles, de cómo sus padres luchaban por cada peso, a diario, y lo que el éxito significaba para ellos… le contó de sus hermanos que apenas recordaba, de lo mucho que lo molestaban y se reían de él con bromas crueles e hirientes… del frío en el invierno, de la humedad y el abandono…le dijo que había llegado solo a la escuela porque nadie se acordó de llevarlo… le habló de la ayuda que recibió del profesor, omitiendo los detalles de su relación con el hombre… de cómo había tenido que aprender a salir adelante completamente solo… de los tiempos difíciles en que apenas tenía para comer, pero había seguido luchando, era terco y decidido… tenía que lograrlo… se había propuesto metas fijas y no quería que nadie lo desviara de su camino… necesitaba un título profesional, conseguir mucho dinero, comprar una casa grande, un vehículo del año y un futuro seguro… tenía que demostrarle a sus padres y hermanos lo equivocados que habían estado al reírse de él…

Cuando Cristián comenzó a hablar se sumergió en un mundo en el que nunca había estado antes… la catarsis le era algo desconocido… no sabía mucho sobre compartir sentimientos tan íntimos… siempre había estado solo hasta que Juanfe apareció en su vida…  de a poco fue sintiendo alivio. Hablar del tema frente a los ojos claros del chico, sosteniendo su mano entre las suyas, le producía mucho consuelo y tranquilidad…  Se apasionaba hablándole de las cosas que tenía que lograr y de cuanto quería demostrarle a su familia que se habían equivocado al no creer en él… necesitaba borrar la sonrisa de burla en los ojos de sus hermanos…

Juanfe escuchaba anonadado… por primera vez Cristián le revelaba todos sus secretos… le abría su corazón y le contaba todo lo que antes evitaba… aprendía cosas nuevas de él que no había imaginado… entendía ahora sus ansias de estudiar siempre y ser el mejor… de no perder tiempo en tonteras y de gastar poco dinero… entendía la vida dura y difícil que había llevado… no sentía lástima… la confesión de Cristian despertaba en Juanfe un bonito sentimiento de orgullo

-. Y entonces apareciste tú- Cris lo miró con los ojos cargaditos de ternura… –apareciste a arruinar todos mis planes- acarició su mano y sonrió con algo de pena

Las palabras le llegaron como una cachetada… ¿de qué manera lo había arruinado?

-. ¿Por qué?.. ¿Qué hice?

 ¿de qué lo estaba acusando??

-. ¿Aún no te das cuenta?- sonreía con una dulzura que no le había visto jamás… Cristián…  todo dulce y tierno… no lo había visto así antes…

-. No… ¿Qué hice? 

Levanto con sus manos la de Juanfe y la puso sobre su pecho, en el lugar exacto en que palpitaba su corazón

-. Te metiste aquí… en mi corazón-

Juanfe apretó los labios mordiéndose el inferior… estaba comenzando a entender… tenía miedo de lo que estaba escuchando…  sonaba irreal…

– Te empezaste a volver más importante que todos mis planes… me alejabas de mis metas… solo quería estar contigo

Respiraba muy rápido… Cris le estaba diciendo que era importante… que había tenido miedo porque era importante…. ¿se atrevía a volver a confiar?.. ¿se atrevía a ser feliz?…lo miraba a los ojos… Cristian estaba siendo honesto desde el fondo de su ser… pero aún tenía mucho dolor acumulado… miedo a volver a sufrir…

-. Yo no sabía… nunca quise…

¿De qué se disculpaba?… no tenía idea…

-. Cuando me pediste que te enseñara… ¿recuerdas?-

¿Cómo podría olvidarlo?… los besos de Cristián y sus manos sobre su piel… quizás uno de los mejores momentos de su vida hasta ahora

Asintió con la cabeza… inseguro.

-. Si, claro que si

Cris quería seguir hablándole… llevaba mucho rato dando explicaciones pero la cara deJuanfe lo estaba haciendo perder el control… deseaba besarlo con todas sus ganas pero aún veía cierta resistencia en él…  Juntó las manos frente a su propia cara… sus ojos brillaban de la emoción… sonreía tan tontamente al mirarlo… por Dios!!  era tan lindo… significaba tanto… ¿cómo pudo ser tan torpe???!!!

-. Ese día me di cuenta que… que mi cariño por ti había cambiado

-. Cambiado, ¿Cómo?

Le tomó ambas manos y las acercó a su boca…

-. No quería dejar de besarte… quería seguir enseñándote… quería que aprendieras todo conmigo… me di cuenta que me estaba enamorando de ti

Se miraban directo a los ojos…

En los de Cris brillaba la esperanza…

En los de Juanfe asomaron lágrimas… no sabía de que eran… ¿lloraba de alegría?… ¿lloraba de miedo?, ¿de rabia?…  comenzó muy lentamente a negar con la cabeza, fue subiendo de intensidad hasta que de pronto retiró bruscamente sus manos, se puso de pie y abrió de par en par las puertas de su corazón dejando salir los mil demonios que se habían acumulado en estos meses…

-. Pero… Cristián…

Hablaba atropelladamente… entre sollozos y gritos, clamaba directamente desde su dolor

– Descubriste que estas enamorado y por eso me dejaste???… ¿qué clase de amor es ese??… ¿sabes todo el dolor que me causaste? No tienes idea de lo que me hiciste pasar!!! Cómo puedes venir ahora a decirme que lo hiciste porque me amas??!!! –

Juanfe había perdido el control…. Le gritaba su frustración y su rabia… parecía haber aumentado de tamaño y estatura…

Cristián trató de acercarse… de ayudarlo… entendía su reacción… no la quería, odiaba verlo así… pero comprendía que merecía escuchar todos sus reproches… la culpa y el dolor le mordían el alma

-. Lo siento… lo siento…

Lo seguía por la sala donde Juanfe había comenzado a caminar dando vueltas

– perdón… se que te causé mucha pena

-. NOOOO… no sabes… no sabes todo lo que me hiciste pasar- había rabia en sus palabras – enfermé de tanto extrañarte…

-. Déjame ayudarte… déjame intentar arreglar todo el daño…-

Arreglar el daño… como iba a devolverle todas las lágrimas… todas las horas de pena… ¿cómo iba a reparar la confianza que se había quebrado?

-. No fuiste capaz de llamarme… de decirme que estabas bien… no sabía que te había pasado.. creí.. creí tantas cosas…

-. Escuche tus mensajes…

-. Los escuchaste??!!! Y no fuiste capaz de responderme??!!!

-. Los escuche todos juntos hace dos días…-

Juanfe se tapó el rostro con las manos… todo dolía demasiado… le decía que lo amaba y que por eso se había alejado de él… no… no… NOO!!!  era menor pero hasta un idiota entiende que eso no funciona así… ¿Qué podía espera de Cristián?… él sabía bien todo el daño que ya había recibido antes… ¿Por qué tuvo que herirlo él también?? La persona en la que más confiaba… no quería volver a creer… lo volvería a herir

-. No te entiendo Cristián…  me dejaste y no te importó nada lo que me pasara…

-. Juanfe… dijiste que me querías como un hermano mayor

-. Eehhh?…  

Lentamente el recuerdo llegó a su memoria… le había dicho a Enrique que Cris era como su hermano mayor… esta vez la incredulidad cubrió todo su rostro…

-. Yo no te quiero como a un hermano… no quiero ser tu hermano…

Cristián sentía como Juanfe se alejaba de él… seguían estando en la misma habitación, pero la distancia entre ellos se había ampliado. Trato de remediarlo… ahora que se había liberado de las ataduras en sus sentimientos, deseaba tenerlo cerca… no podía permitir que siguieran distanciándose… estiró sus brazos en un intento de abrazarlo… Juanfe lo vio venir y reaccionó como lo había hecho antes con Enrique… de pronto no quería ser tocado por Cristián… no quería que nadie lo tocara. Saltó hacía atrás levantando sus manos y poniéndolas frente a él en señal de defensa

Fue un instante decisivo.

El instinto de Juanfe se defendía del daño causado e intentaba prevenir un futuro dolor

Cris quedó con sus brazos en el aire sintiendo como se quebraba la maravillosa relación que habían tenido… le dolió mucho observar el rostro asustado de Juanfe… temeroso de su cariño… de sus brazos…

El silencio se volvió denso… se miraban sin hablar

-. No eres mi hermano. Eras mi amigo

“Eras?”… no… no..

-. Aun lo soy, Juanfe. Sigo siendo tu amigo

Bajó los brazos sintiéndose incómodo… ahora no sabía cómo comportarse con él… ¿se había acabado todo trazo de intimidad entre ellos?… por los mil demonios!! ¿por qué había sido tan insensato???!!!

-. Los amigos no se alejan sin decirte nada…

-. Juanfe.. te expliqué.. te acabo de decir todo lo que

– No te importé… te dio lo mismo lo que pasara conmigo… solo te importó lo que tú sentías…

-No… no fue así

¿Cómo le explicaba las horas solitarias de dolor que había sufrido él también?… ¿Cómo le hacía entender que él también lo había echado de menos y… y… y nada.. no había hecho nada por remediarlo… por evitarle la pena…

-. Juanfe…

-. No me buscaste… ni siquiera una llamada…

Parecía un niño de pie en medio de la sala… hablaba al aire…  levantaba sus hombros y los dejaba caer en un gesto de decepción… las lagrimas bañaban sus mejillas… enumeraba todos los hechos… sumaba las explicaciones de Cristián… y no le gustaba el resultado

-. Juanfe, no… detente..

Cris estaba comenzando a desesperar… tenía que detenerlo

-. Tienes una nueva vida…

seguía enumerando las cosas que los habían apartado

– No sé nada de ti ahora…- sonreía con tanta tristeza

– Puedo contarte.. quiero que seas parte de mi vida…-

Juanfe ya no lo escuchaba…

-. Tienes a otro chico…

-. ¿Qué?.. no.. no tengo…

-. Enrique te vio con él…

-. Lo conocí esa noche… solo estuvimos juntos 5 minutos.. Juanfe

Volvió a intentar acercarse… se le escapaba de las manos… la pena de Juanfe lo abarcaba todo… se volvía inalcanzable

Juanfe retrocedió nuevamente… se alejó mirándolo con los ojos inyectados de pena… repentinamente, el chico estaba al lado de la puerta de entrada… Cristián lo vio tomar el pomo y abrirla…

-. No quiero verte… ahora soy yo quien no quiere verte, Cristian

Las lagrimas caían despacio pero había hablado claramente

-. Juanfe no… escúchame…

-. Ya te escuché… vete de mi casa

-. Juanfe…

-. VETE DE MI CASA!!!

El grito provenía del dolor acumulado, de las todas penas infringidas, de las horas de soledad que había gastado llorando, de la desconfianza frente al mundo que le demostraba una y otra vez que no podía confiar en nadie… todos eran egoístas… todos querían solo lo que les interesaba a ellos mismos… a ninguno le importaba dañarlo, pisotearlo…

Cristián pasó frente a él caminando cabizbajo… aún incrédulo de lo que estaba pasando… se detuvo para mirarlo y quiso  volver a hablarle… Juanfe ladeó su rostro indicándole la salida…

-. No quiero verte más

-. Somos amigos… tenemos que arreglar esto…

-. Tú lo echaste a perder… ya no quiero tu amistad que hiere

Cristián atravesó el umbral sin creer al extremo que había llegado todo esto… como su propia estupidez lo estaba haciendo perder a la persona más importante en su vida…

Se quedo estático en el jardín mirando la puerta varios minutos…

-. Lo siento… lo siento…  JUANFEEEEE, LO SIENTOOOO

Grito frente a la puerta cerrada sin encontrar respuesta ninguna… lo sentía tanto… no era posible que Juanfe lo estuviera echando… todo estaba arruinado.

Deja un comentario