Capítulo 12

Una hora después de salir de su departamento aun no me siento lo suficientemente fuerte como para llegar a mi propio departamento y enfrentar la mirada de mi hermana.

Detengo el auto en el estacionamiento y me quedo dentro, incapaz de moverme. En mi teléfono hay varios mensajes de Ángela. Le respondo cualquier cosa. No quiero pensar en lo que acaba de pasar, no tengo una explicación ni una excusa para justificar lo que sucedió. Perdí totalmente el control… lo besé, ¡Dios mío! Lo besé…  y no solo eso… permití que me tocara!!!… Quiero perforar mi cráneo y sacar para siempre sus ojos azules  que me miran con profundo deseo. No quiero pensar en cómo me siento ni en lo que pasó.  Me siento abrumado… oprimido… avergonzado… ansioso.

Pasa el rato sin que sea capaz de moverme hasta que recuerdo la feria. Hoy se inaugura y tengo que estar ahí.

Todo este día ha sido una pesada tortura, fuera de la resaca y la falta de sueño, no puedo quitarme de la cabeza lo sucedido. Finjo que todo está bien

Por fin termina el día. Skylar no apareció por la feria pero me mantuvo inquieto y vigilante casi todo el día.  No quería que apareciera, no quería verlo… creo. De todas maneras pude sentir su presencia; el afiche estaba por todos lados.

Estoy agotado… Lo único que quiero es estar sólo, tranquilo y dormir… solo dormir.

Llego al departamento cerca de las 8 de la tarde, lo primero que quiero hacer es ducharme… necesito sentir mi cuerpo limpio.  Al pasar frente al espejo del baño me quedo mirando mi propia imagen… asombrado; es la misma de siempre. Me siento tan profundamente choqueado por lo que pasó que no entiendo que la imagen reflejada en el espejo sea la misma de siempre… de alguna manera debería reflejar algo diferente…

Me demoro en la ducha más de lo normal, dejo correr el agua largo rato sobre mi cuerpo, tomo el jabón y me froto una y otra vez… pero sé que no voy a conseguir lo que quiero… la sensación no va a desaparecer con agua y jabón… me sujeto con ambas manos de la pared al reconocerlo y finalmente aceptarlo en mi mente… me gustó… nooooo.. pero si, me gustó mucho. Mis piernas se doblan y me quedo sentado en el piso en completa actitud de derrota mientras el agua sigue corriendo por mi cuerpo… me gustó besarme con otro hombre… no… con Skylar… me gustó mucho. El estómago amenaza con subir por mi garganta…  me siento sucio, culpable, asustado… mas asustado de lo que nunca he estado en mi vida…me pregunto una y otra vez cómo es posible… pero es… es posible lo que estoy sintiendo…. Enfermo… inmoral… pero totalmente posible.

Cierro los ojos y veo su rostro frente a mi… siento sus manos bajando por mi cuerpo… sus manos hermosas… me duele el pecho, el alma, la conciencia… siento el deseo urgente de que me vuelva a tocar, de volver a besarlo, de sentir el peso de su cuerpo sobre el mío.. su cara… su hermosa cara llena de lujuria y deseo…  Me horroriza lo que siento…

Tal vez no sea mala idea abrir la ventana y tirarme al vacío.

Lo intenté, en verdad lo intenté pero no puedo dormir. Es una inquietud que me está volviendo loco… como si viajara electricidad por mi cuerpo… Quiero apagar mi mente y no puedo… siento mi cuerpo extraño, tiene reacciones y sensaciones que no reconozco como mías. Nunca antes sentí el deseo invadirme desde la punta de la cabeza hasta los pies.  NO quiero desear… desearlo… a él…

Doy vueltas como loco en la cama y siento que me ahogo dentro de mi propia piel…

Pasadas las once de la noche no aguanto más el dolor y este sentimiento de urgencia. Me levanto, tomo las llaves de auto y salgo sin decir nada. Sé perfectamente donde voy.

Subo al ascensor con el corazón latiendo en forma totalmente desordenada. No dudé en ninguna parte del camino, no lo pensé dos veces ni me demoré en llegar. Tengo claro lo que quiero… lo que necesito para recuperar la calma.. si es que alguna vez vuelvo a recuperarla… a cada paso que avanzo, no puedo evitar sentirme asustado… aterrado….  pero por sobre esa sensación de miedo… se me ha metido bajo la piel y quiero estar con él.

Toco el timbre de su departamento.  Son ya cerca de las 12 de la noche. Se demora en abrir…¿no está? ¿duerme?.

Escucho el ruido de la cerradura al abrirse y en ese momento siento un instante de pánico… nunca pensé en que decirle ni cómo enfrentarlo… sólo me dejé llevar por lo que quiero. Nunca antes en mi vida tuve tantos sentimientos encontrados…

Skylar abre la puerta y me mira con un casi imperceptible gesto de asombro… luego me escanea intensamente, de arriba abajo sin sonreír, con los ojos aun adormilados semi cubiertos por mechones rubios… ni él ni yo hablamos ni nos saludamos. Se hace a un lado para dejarme entrar y cierra la puerta con lentitud.  El departamento está a oscuras excepto por la luz de su dormitorio que se refleja levemente en la sala. Aún así puedo ver su rostro, sorprendido y satisfecho.  Me quedo de pie, cerca de él sin saber qué hacer ni que decir… no soy yo esta noche… el deseo me está quemando. Skylar sólo tiene puesto una especie de pantalón corto de color gris claro y el resto de su cuerpo es solamente piel… piernas, brazos, torso, pelo y ojos.. ,  piel tentadora y alucinante… Dios!! es tan bello que me hace sentir débil… quiero tocarlo… quiero que me toque como hace unas horas atrás.. me estoy volviendo loco de deseo…

Nos miramos… aún no hemos dicho una palabra. Abro la boca, quiero decir algo pero me pierdo mirando su cuerpo… entonces el levanta una de sus manos, se quita el pelo del rostro y avanza la distancia que nos separa, muy cerca mío me toma la cara entre sus manos y me mira fijamente

– Si te asustas esta vez…

Pero no alcanza a terminar la amenaza que iba a decir.  En un gesto brusco, le sello la boca con mis labios, lo beso con urgencia, Oh Dios!!  Si, si, esto es lo que quería… volver a perderme en su boca… en él…  me gusta su sabor, me enloquece el calor que emana de sus labios. Lo siento acercar su cuerpo al mío.  Skylar abre su boca y nuestras lenguas se encuentran provocándome corrientes eléctrica… olvido que es hombre… olvido que esto es inmoral… olvido todo…  quiero recorrer cada detalle de su boca por dentro..   mis manos se aferran a  sus hombros, siento la suavidad de su piel y sus músculos moverse bajo mis dedos, recorro su espalda hasta llegar a sus caderas.. y me detengo, estoy intoxicado de deseo. Sé, son certeza total, que nunca antes en mi vida sentí algo tan fuerte… ni siquiera imaginaba que se pudiera sentir así.

Skylar se separa de mi un instante. Me mira sonriendo satisfecho. Consiguió lo que deseaba. Estoy aquí. En su propio departamento y vine por mi cuenta.

– ¡No te rías idiota! – le suelto como un susurro a medio sonreír

No dice nada pero sigue sonriendo arrogante y se muerde el labio inferior… quiero ser yo quien muerda ese labio, ese gesto es … excitante

– Me da gusto verte – me lanza con su voz cargada de insinuaciones y acercándose aún más…  ubica sus manos sobre mi pecho encima de la tela… uno a uno va soltando lentamente los botones de mi camisa… pareciera que no tiene prisa mientras yo me estoy quemando…. La espera me resulta insoportable… mi piel sensibilizada al máximo… el roce de la tela al salir de mis brazos me provoca extrañas sensaciones…  Skylar está frente a mi desnudándome y yo lo estoy dejando hacer lo que quiera.  Sobre mi torso desnudo sus manos avanzan acariciando y provocándome…  sus labios apenas rozan.. su aliento hace que mi piel se erice…

Suelta el broche del pantalón, sonríe al bajar el cierre y el pantalón cae en mis tobillos. Lo empujo lejos… quiero que siga.. que no se detenga aunque sé lo que significa…  Estoy totalmente excitado, mi pene presiona contra la tela del boxer, quiero que me toque… que continué lo que inició esta mañana… no, rectifico en mi mente…  se inició hace varias semanas atrás.

No se demora mucho en quitar el boxer. Es extraño.. debería sentirme intimidado, vulnerable por estar desnudo frente a otro hombre… sin embargo no es así… lo único que siento es la urgencia de sus manos y de su cuerpo. Esta excitado el también, puedo ver el bulto que sobresale notoriamente en su entrepierna… mi vista se fija en ese punto… y entonces me llega un pensamiento que rompe con todo mi esquema moral…  Quiero verlo… quiero saber cómo es Skylar desnudo y en especial sus zonas más íntimas, Muevo mis manos y despacio, sin creer lo que estoy haciendo, bajo sus pantalones cortos. El mueve sus piernas y quedamos completamente desnudos frente a frente…. No puedo sino reaccionar maravillado…  Skylar es magnífico, estoy totalmente aniquilado por su belleza.  Es el ser más hermoso que he visto en mi vida.. casi irreal. Toco su cara, su pelo entre mis dedos….debería ser un cuadro famoso pintado por el mejor pintor de todo los tiempos.. su cuerpo es perfecto. De entre la mata de vello rubio entre sus piernas sobresale su pene. Mis manos tienen vida propia y toco su sexo llevado por la curiosidad y algo que es indescriptible.. solo sé que necesito hacerlo. Su respiración se altera cuando entiende lo que voy a hacer.  Mis manos envuelven su pene, un suave trozo de carne caliente, sedoso, tan hermoso como toda su persona…  Me gusta lo que le provoco al tocarlo… su boca entre abierta mientras me mira asombrado… son mis manos las responsables de esa expresión sublime en Skylar…  quiero más… pero no sé que hacer…  lo deseo infinitamente. Atragantado de emociones, lo envuelvo en un abrazo porque el contacto con su cuerpo me resulta necesario para poder seguir sintiendo…  Me acoge… me abraza… nuestros cuerpos desnudos se tocan…   lo estrecho contra mi sintiendo que me duele el cuerpo de deseo… no sé cómo ir más allá…  pero él si sabe. Me vuelve a besar y me empuja suavemente hasta su dormitorio. Caemos sobre la misma cama de la que huí en esta mañana… parece que fue hace un siglo atrás. Skylar  está tendido a mi lado,  Se apoya sobre un codo y me observa divertido mientras sus piernas y su otra mano juegan sobre mi.

– Estas temblando – afirma

No respondo… es verdad que estoy así

– ¿Estas asustado?

– Estoy aquí, no? – me defiendo apenas, muy bajito.

Se encoje de  hombros

– No respondiste… – sus dedos caminan en mi estómago

– Algo…

Me sorprende que Skylar no me pregunte… pero debe ser demasiado obvio que nunca antes he estado con un hombre

– Escucha… no vamos a hacer nada que tu no quieras…. ¿de acuerdo?

Dios!! es una frase tan chiché… y sin embargo, salida de su boca se la creo…

Baja su rostro, me besa hambriento y sus dientes tironean suavemente mis labios… con destreza, cuela su lengua entre mis dientes…  sabe demasiado bien lo que está haciendo. Deliberadamente lento sigue por mi cuello, mis orejas y baja por mi pecho, se detiene en mis pezones y yo salto al sentirlo detenerse en ellos… mis tetillas… Dios!… ¿cómo es posible sentir dolor y gusto al mismo tiempo?…  Skylar succiona y estimula hasta endurecerlos… yo mantengo mis labios apretados intentando que no escapen los sonidos de la locura que estoy sintiendo.  Su mano libre termina de descender y con toda calma envuelve mi pene y comienza a frotarlo muy suavemente. Las sensaciones que me causa son deliciosas, intensas… me observa… quiere saber lo que siento… Me muevo inquieto arqueándome hacia él… no puedo negarlo…  quiero más. Finalmente su boca esta sobre mi erección. Se mueve con destreza, empuja mis piernas, separándolas, abriéndose espacio y se ubica entre ellas. Debería sentir vergüenza… debería…  no puedo… es tan hermoso ver su cabellera rubia y su cara preciosa tan cerca de mi sexo…  una de sus manos envuelve y acaricia mis testículos mientras la otra traza pequeños círculos sobre mi piel. Sonríe incitante mientras me mira y su lengua lame la cabeza de mi pene enviándome pura electricidad…  me siento desfallecer… Skylar disfruta de mis emociones tan fuertes y genuinas… Unos segundos después mi pene está en su boca… se mueve despacio envolviéndolo entero, me chupa y succiona, su lengua caliente, húmeda, experta  mientras el sonido obsceno que resulta es el único sonido que se escucha en la habitación fuera de mi propia respiración irregular y completamente alterada. Quiero gritar, siento que me estoy ahogando, pero mantengo mis labios apretados. Lo dejo hacer, en este momento podría hacer conmigo lo que desee y le diría a todo que si.

– Roberto….quiero escucharte

Me cuesta entender lo que me está diciendo. Estoy totalmente concentrado en lo que está haciendo y en lo que estoy sintiendo

– no te contengas… quiero escucharte – insiste

– No… no… se que decir – mi voz sale entrecortada,  entremedio de jadeos

– Si sabes

Siento que lo que me está pidiendo es una orden. Abro mis labios y un gemido largo, doloroso, retenido, se escapa mientras su boca me chupa intensamente, hasta el borde del dolor y sus manos continúan provocándome deliciosas sensaciones

– Mejor… mucho mejor

Ya no puedo resistir mucho más, siento que estoy a punto de acabar, sus manos sujetan fuertes mis caderas

– Skylar… – intento advertirle

El entiende pero no deja lo que está haciendo.. sigue furiosamente succionando

– Skylaaaaarr–  grito su nombre mientras siento que me elevo por sobre este mundo… fui al paraíso por unos minutos.  Vuelvo desde el placer para encontrarme con sus ojos azules mirándome satisfechos… Me ha otorgado un placer increíble y lo sabe… No sé qué decir… No he movido un dedo pero estoy completamente agotado, mi respiración agitada. Acabo de eyacular en la boca de Skylar y es la experiencia más intensa que he tenido jamás… en la boca de otro hombre… de Skylar.

Me siento sobrecogido por una extraña emoción…no puedo creerlo, aprieto mis labios fuertemente… siento lágrimas asomándose en mis ojos pero no… no voy a llorar. Al menos no frente a él. Me cubro el rostro con ambas manos y presiono mis ojos…me quedo así unos segundos mientas el nudo asfixiante en mi garganta empieza a ceder.

– ¿Roberto?

Nuevamente esta a mi lado.. ¡por Dios! Como es posible que el sexo  tenga este efecto sobre él… nunca lo vi más hermoso que ahora… todo deseo, todo lujuria y excitación, el sudor baña su cuerpo, sus ojos azules parecen más brillantes…sus labios hinchados… es la personificación del deseo y la tentación…  En un movimiento algo brusco, lo tomo con fuerzas por la nuca y lo beso con todo. En un segundo he invertido los papeles, Skylar está bajo mío y me mira divertido… desafiándome y expectante… no puedo con él así… es… Dios!! ¿qué es que me hace sentir de todo?…  acaricio su rostro y él cierra sus ojos confiado mientras mi mano traza las líneas de su mandíbula, luego sus mejillas y no resisto dejar de lado sus voluptuosos labios.. toco tentativamente su labio inferior y luego lo chupo con ansias. Me acerco a sus orejas, parecen esculpidas a mano, aparto su pelo…es tan suave…. Skylar gime suavemente y me excita terriblemente escuchar su gemido, es la confirmación de que no estoy haciéndolo mal.  Por un segundo pienso racionalmente en lo que estoy haciendo, en lo que quiero hacerle pero desecho el pensamiento perdido  en lo que estoy sintiendo. Mi lengua recorre el camino hacia abajo… no sé lo que estoy haciendo, actúo puramente guiado por el instinto y de pronto tengo frente a mi ojos su sexo, ¿Cómo es posible que huela así? Mi lengua lo explora tentativamente, asustado. Sus manos están tomando mi cabeza, se entretiene con mi pelo y separa sus piernas para dejarme hacer…se ve tan hermoso, así… completamente expuesto, esperándome y dejándome aprender, lo quiero todo. Lo envuelvo con mis labios, Skylar gime y se arquea hacia mi, buscando más… sigo haciéndolo, tengo su pene en mi boca… no quiero pensar.. solo sentir…  me siento bien…es… delicioso. Luego de un rato su respiración es completamente errática y sus palabras ininteligibles,  el movimiento de sus caderas me indica que está llegando al clímax… tira de mi pelo, entiendo lo que quiere pero no voy a darle en el gusto, tal como él hizo conmigo…  Sigo, lo chupo aún con más ganas y con más entusiasmo… hasta que finalmente siento el liquido caliente inundar mi boca, su cuerpo hacia mí y el jadeo intenso que escucho salir de sus labios.

No me reconozco a mi mismo…   Estoy tratando de imitar lo que él hizo conmigo… me trago por completo su esencia, y me siento bien… satisfecho… confundido… atontado de placer y locura…

Me quedo ahí mismo donde estoy intentando respirar en forma normal,  recostado sobre sus piernas con mi cabeza al lado de sus genitales y mi mano aún acariciando sus testículos en medio de su vello rubio, crespo….. Skylar está intentando tranquilizarse también, su mano sigue, descuidadamente, acariciando mi cabeza.

¿Y ahora?… ¿Qué sigue ahora? ¿Qué se hace o dice a un hombre con el que acabas de tener un orgasmo?…

Dejo la comodidad de mi ubicación y subo hasta su altura. Skylar tiene los ojos cerrados, y su otro brazo esta cruzado sobre sus ojos. Me quedo tendido a su lado…de pronto siento el cuerpo de Skylar moverse…¡no puedo creerlo!.. el maldito se está riendo…¡¿qué le pasa?!.. me causa risa también verlo y escucharlo. Nos miramos y ambos estallamos en sonoras risotadas.

-¿Me quieres explicar que… que paso?

Aun riendo me pregunta. Entiendo su  pregunta. Lo que recién hicimos fue puro sexo, pero lo que él quiere saber es la historia anterior a este momento. Me cuesta hablar. Una cosa es dejarme llevar por el deseo incontrolable que él encendió en mi y otra diferente es ponerlo en palabras armadas en mi mente

– No sé… en serio … no sé

¿Cómo le explico que no puedo sacarlo de mis pensamientos? ¿que estoy loco por él?, ¿Qué su belleza me aniquila, que adoro la forma en que se mueve y respira? ¿Qué me ha trastocado la vida por completo y que ya no sé ni siquiera quién soy?¿que acabo de hacer y dejarme hacer cosas que jamás imaginé?

Skylar salta de la cama y sale de la habitación por un momento. Veo su cuerpo desnudo y siento nuevamente el deseo recorrerme.  Regresa unos segundos después con dos latas de cerveza fría. Me pasa una, abre la suya y se sienta sobre la cama con las piernas cruzadas mientras bebe. Tomo un par de tragos de cerveza… ¿Cuándo voy a dejar de sorprenderme de su exquisita belleza?… todos y cada uno de sus gestos son preciosos.

– Tu… ¿es la primera vez, verdad? –

 Ahá – asiento con la cabeza más que responder con palabras. – ¿simple curiosidad o lo hice muy mal? –

– Me sorprendiste –

– ¿Por qué?

– Porque… te atreviste a hacermelo… y bien hecho

Nuevamente esa media sonrisa en sus labios. Entonces me sucede lo más estúpido del mundo y me siento orgulloso de habérselo hecho… ¿se supone que los primerizos no lo hacen?. Me termino la cerveza, él sigue sentado observándome y sonriendo levemente mientras bebe pequeños sorbos.

– Esto.. ¿me convierte en gay? – pregunto mas para mi mismo que a él

– No lo sé… ¿Cuántas veces te has sentido así por otro hombre? – la pregunta le causa risa

– Nunca idiota… solo tu-  le contesto molesto.

Skylar ya no sonríe. Se queda muy cerca de mí, toma mi barbilla entre sus manos y me mira directamente a los ojos

– Me alegro… mucho

Su boca sabe a cerveza, a sexo, a deseo… a puro éxtasis. Respondo a su beso. Nos quedamos en silencio nuestras frentes tocándose mientras mis manos recorren despacio el camino de sus brazos y sus manos. No necesito decir nada más… me siento extrañamente bien… me siento bien de verdad.

– ¿Te quedas?

Lo miro sin entender…

– ¿Duermes conmigo?

¿Dormir con él?… La realidad del mundo fuera de este departamento me golpea de lleno. Recuerdo a mi hermana, lo que tengo que hacer mañana y todo lo que me espera detrás de la puerta cerrada de este lugar.

– No.. no puedo. Tengo que…

Skylar pone su mano sobre mi boca

– Está bien. No necesitas explicarme nada – me da un leve beso en la boca

Me levanto y comienzo a recorrer el camino de mis ropas regadas por todo el departamento. Me visto mientras su mirada me sigue curiosa. Cuando ya estoy listo, me siento incomodo… no se qué decir.

Me acerco a él y me siento a su lado en la cama

– Skylar, yo… – y el maldito comienza a reírse nuevamente

– ¡Lárgate de una vez!… y deja la puerta bien cerrada

Se acomoda en la cama sin intención alguna de levantarse a cerrar la puerta él mismo.

Salgo del dormitorio sonriendo y me encamino a la puerta de salida. Justo antes de tomar la manilla para abrir siento su ausencia… un vacío doloroso en el pecho, en todo el cuerpo. Me detengo un instante y vuelvo sobre mis pasos. Skylar parece un ángel dormido sobre la cama, precioso, no me extrañaría que en cualquier momento asomaran alas de su espalda.

Me quedo absorto mirándolo desde la puerta. Tenía que confirmar que todo esto fue real

– ¡Que te vayas de una vez! – me dice despacio sin abrir los ojos.

Doy la vuelta sonriendo como estúpido y esta vez cruzo todo el camino hasta llegar a mi auto. Son cerca de las 3 de la mañana. No sé cómo pero a pesar de lo largo y agotador del día y la noche estoy lleno de energía, podría intentar conquistar el mundo.

Pongo la música en la radio y me voy cantando hasta el departamento.

 

Deja un comentario