Capítulo 18

Ver a Skylar con esa mujer en la cafetería me volvió un poco loco…celos absolutamente irracionales…un sentimiento tan violento que me asusta, no soporto verlo tocar a otra persona y que lo toquen de esa manera, no cuando me pertenece solo a mi…cuando siento que mi vida está en sus manos…no cuando su boca me enloquece, sus ojos azules son solo míos y sus manos solo deben tocarme a mi… sentí un dolor intenso al ver a esa mujer tocar su pelo y sus manos como si fueran de cualquiera… sus manos que me provocan tanto placer, su boca que me derrite… me siento enfermo. Supongo que era fácil y bonito creer en nosotros, pero solo era cuestión de tiempo hasta que Skylar se cansara de mi… es tan hermoso, precioso a decir verdad y tiene tanto talento, puede conseguir cualquier cosa o persona que quiera… que idiota fui al suponer que se iba a conformar conmigo, estúpido idiota!. Cierro la puerta de la oficina y me dejo caer en la silla, me falta el aire y el dolor me quema el pecho y el alma… quería que durara más, quería que durara para siempre pero ver como tocaba a esa mujer y como se dejaba tocar y besar por ella fue demasiado…  supongo que siempre está buscando algo nuevo y más interesante, Skylar adora las cosas excitantes y nuevas … ya llevamos varios meses juntos… No puedo evitar que las lágrimas me llenen los ojos … ¿cómo voy a seguir ahora?.. ahora que estoy completamente lleno de ti… Me alegro de que sea la hora después de almuerzo cuando las oficinas están desiertas… mis sollozos me salen del alma, del más puro dolor del alma… no sé qué hacer, no sé cómo retenerte, mantenerte interesado y evitar que busques algo más… ¡Dios mío! ¿en qué minuto me fui a depender tanto de ti?, a trenzar mi corazón con el tuyo de forma que ahora no lo puedo separar sin sentir este horrible dolor. No somos un juego, yo sé que no…lo puedo leer en tus ojos, sé que te importo pero tal vez ya te aburrí, te cansaste de mi amor simplón… ¡Dios Skylar!.. no puedo estar sin ti… yo…yo te amo. Su imagen aparece clara y nítida en mi mente… su adorable sonrisa, su rostro mientras hacemos el amor … el dolor me aprieta fuerte el pecho, es un dolor físico inmenso. Me pongo de pie y abro la boca buscando aire, doy vueltas en la maldita oficina… en serio quería que durara más tiempo… para siempre. Me siento estúpido, estafado ¿Por qué creí que yo sería diferente para ti?… sentí que era diferente… ¡que idiota fui! Me enamoré de ti aun sabiendo que no debía.., que por el lado que lo mirara estaba equivocado y no debía ser … no tenemos posibilidad alguna de que nuestra relación salga adelante… ninguna… pero me enamoré igual…eres lo más hermoso que he tenido en mi vida… no quiero perderte… me dejo caer en el piso, hecho un ovillo en un rincón… quiero quedarme así hasta que se me pase el dolor… hasta que pueda respirar de nuevo en forma normal. La puerta de mi oficina permanece con llave varias horas… no logro conseguir levantarme del suelo ni moverme en forma normal. Tengo una maldita reunión del partido a las 8 pero no creo que pueda ir… debería ir… la presión es mucha, siempre hay alguien más esperando quitarme lo poco que logro avanzar…Skylar odia la política…miro el reloj, ya son las 6 de la tarde. Me pongo de pie y tomo mis cosas. Justo antes de salir, Ángela golpea la puerta de la oficina.

-. Hola, ¿todo bien? – de pronto la miro con ojos diferentes. Ángela es perfecta, elegante, bonita, inteligente, educada… la esposa perfecta para cualquier hombre, especialmente para un futuro político

– Si, todo bien –

– Bueno, ya me voy si no me necesitas… –

– En realidad si te necesito – hago un esfuerzo y sonrío para ella -¿quieres acompañarme a una reunión del partido hoy día? – el rostro de Ángela se ilumina

– ¡Claro!, me encantaría-

La presencia de Ángela en la reunión y la posterior cena fue todo un éxito. Todos quedaron encantados con ella y yo me sentí orgulloso de tenerla por compañía.  El dolor seguía clavando fuerte en mi pecho pero por varios instantes logre desconectarme y concentrarme en el momento que estaba viviendo. Hay elecciones dentro de un año, todo está girando en torno a ello, todos quieren un lugar. Sin embargo, al parecer es a mí a quien van a ofrecerle un cupo… la ambición y la alegría me embargan, me alcanzan para olvidar por un rato el dolor, abrazo a Ángela y permanecemos tomados de la mano casi toda la noche durante la cena. Todo el mundo da por hecho que somos pareja y yo no intento convencer a nadie de lo contrario, Ángela está feliz también, se mueve tranquila y segura en este ambiente, cómoda y relajada. Me contagia algo de su seguridad y por algunos instantes siento que ella puede ser una persona adecuada para acompañarme en este viaje dentro del mundo político.

Ha sido un día agotador, mentalmente y físicamente. Dejo a Ángela en la puerta de su casa y me vuelvo a mi departamento… ni siquiera pierdo el tiempo en intentar dormir. No puedo dormir sin él, es así de simple. Permanezco despierto casi toda la noche, pensando.  Siento que me estoy quebrando, nunca antes me di cuenta de la enorme necesidad que siento de su presencia en mi vida y me asusta mucho. Juro que quería quedarme más tiempo contigo… no sé cómo ser la persona diferente que necesitas… solo soy así, no soy más, no soy como tu… Skylar está buscando algo nuevo, ya se está cansando de mí. El dolor me envuelve y me dejo caer en sus brazos… ni siquiera hago un esfuerzo y las lágrimas corren por mis mejillas…

Tengo muchas cosas que hacer hoy día, como siempre, pero no soy capaz de levantarme de la cama, me siento enfermo de pena y dolor… abandonado… usado. ¿por qué nunca le dije lo importante que es para mí?… quizás porque él nunca me lo dijo a mí tampoco… y ¿qué es lo que podría haberme dicho?… ¿Qué es lo que siente por mí? ¿siente algo por mí?… ¿podrá alguna vez llegar a imaginar la manera en que lo necesito y lo amo?…

Cuando empieza a amanecer, junto con la luz del sol se me viene una idea extraña a la mente… solo tengo que minimizar el efecto… no puedo dejar de amarlo pero si puedo intentar evitar que me dañe de forma tan importante.

Paso el día sin salir del departamento. Erica entra a mi dormitorio con una bandeja con comida a la hora de almuerzo. Es primera vez que hace esto. Por su expresión me doy cuenta que debo ser todo un espectáculo. Trato de sentarme y componerme pero me indica con un gesto que no lo haga. Se sienta en la cama conmigo

-¿Cómo estás? – somos hermanos pero esto es muy inusual

Bien… bien, un poco cansado – Erica me toma la mano

– Te escuche llorar anoche… – me desarma…- ¿Puedo ayudarte de alguna manera? – siento un nudo en la garganta, como me gustaría compartir mi dolor con ella pero no puedo hablarle de skylar

– Ya se me va a pasar…- sonrío con tristeza

-¿Te peleaste con tu novia?-

– no…¿Qué novia? – me mira como si fuera estupido

– Has pasado todo el semestre durmiendo fuera…esa novia-

-Si… esa novia, es un poco complicado… –

-¿Estás enamorado de ella?-

– Un poco –

-Nadie se enamora un poco… ¿Cuándo me la vas a presentar?-

Le sonrío a mi hermana y le doy un abrazo cariñoso. ¿Presentarlos? Eso sí sería digno de verse.

-Gracias – me acerca la bandeja y la deja frente a mi

– Come algo… no sólo de amor se vive –

– Bueno – Erica se va y me vuelvo a sumir en ms pensamientos, sin intención de moverme de donde estoy.

¡Presentarlos! Como si alguna vez fuera posible que se conocieran. Eso no va a suceder jamás. Skylar es una parte secreta, una parte prohibida de mi vida… algo que no debe jamás ser conocido… Por mi mente pasa la imagen de mis padres, mis amigos, las personas del partido y me recorre un escalofrío de solo pensar que mi relación con él se supiera alguna vez.

Es primera vez que dejo todo abandonado pero siento que tengo que reunir suficientes fuerza para lo que tengo que hacer.

En la tarde me voy al departamento de Skylar. Me cuesta subir, abrir la puerta y solo estar ahí… siento que todo va a cambiar y no quiero… quiero que siga igual pero no puedo.. no puedo dejar que mi vida se destruya así por haber cometido el error de enamorarme de él.

Skylar no está así es que me siento a esperarlo, enciendo la calefacción y ese simple gesto desata un torrente de emociones dolorosas… lo he hecho tantas veces, tantas veces he abierto la puerta de este departamento para sentirme casi en mi casa, quizás más feliz que en mi casa porque es su casa y la comparte conmigo… todos los detalles simples como preparar un café o encender la calefacción son sinónimos de nuestra vida juntos… me quedo sentado repasando y pensando, no me alcanza la energía para encender las luces cuando oscurece. El corazón se me sobresalta cuando escucho la llave entrar en la cerradura y aparece Skylar en la puerta… nunca deja de quitarme el aliento el verlo, viene todo sucio pero eso solo logra hacerlo ver más hermoso aún… quiero caer rendido a sus pies y suplicarle que me ame como soy, que se conforme conmigo así simplemente, que me enseñe a ser lo que necesita… pero me quedo pegado al asiento sin capacidad para dar un paso hacia él y besarlo y acariciarlo … como me dueles amor, como me dueles…

Le doy tiempo para que se duche mientras vuelvo a ordenar mis pensamientos e ideas. Pasan pocos minutos y aparece frente a mí, con el pelo mojado y preocupación en su rostro. No sé dónde fijar mi vista. Si lo miro a los ojos no voy a ser capaz de seguir

-¿De qué quieres hablar?- me pregunta

– De… de nosotros– tomo aire antes de empezar, me duele cada palabra que sale de mi boca – Creo que hemos pasado demasiado tiempo juntos últimamente – Skylar me mira como si no entendiera el idioma que hablo – yo… yo estoy con demasiadas cosas ahora mismo, tengo que terminar el proyecto, titularme y… bueno, ya sabes todo lo del partido–  silencio

¿Roberto? – Skylar se sienta frente a mí, junta sus manos muy fuertemente y me mira con tanto dolor que desvío mi vista – ¿qué estas tratando de decirme?- (que te amo, que eres mi vida, que me estás haciendo mucho daño, que me estoy perdiendo por ti, que no quiero que me reemplaces y que estoy tratando de salvar lo poco que me queda de mi mismo)… pero no digo eso

Creo que necesitamos darnos un poco de tiempo

-¿Tiempo?… ¿de qué mierda estás hablando?!!!- Skylar se altera y me grita – no entiendo nada…¿quieres explicarme que mierda paso entre ayer y hoy día?… ¿es por Nancy?-

-¿Nancy?-

– Mi amiga, la de la cafetería… es mi mejor amiga Roberto, siempre al toco y la beso, pero…-

– No, no tiene que ver con eso… yo tengo demasiadas cosas ahora mismo y…-

– ¡¡ Son las mismas que tenías ayer y el día anterior!!

– No.. bueno, algo así… solo te pido un poco de espacio –

– ¿Espacio?? –

– Si… dejemos de vernos tan seguido… frenemos un poco, vamos demasiado de prisa…-

Skylar me mira totalmente sorprendido… su respiración esta alterada, se ríe, se lleva las manos a la cabeza, me mira con incredulidad… ¡Dios! Solo quiero abrazarlo y decirle que soy un idiota asustado y suplicarle que me perdone.

-Roberto… déjame ver si entiendo…quieres tiempo y espacio, quieres que dejemos de vernos tan seguido y que lo tomemos con más calma-   no amor mío, no es lo que quiero pero es lo que tengo que hacer para sobrevivir esta lenta destrucción. El rostro  de Skylar está descompuesto de dolor e incredulidad…- ¿Es eso lo que quieres?-

Me toma todo el poco valor que me queda asentir a su pregunta – Si, creo que es lo mejor por ahora –

y ¿Cómo propones hacerlo? – ahora su voz es sarcástica, está herido, dolido y es un animal a punto de atacarme

– Solo tomándolo con más calma, al menos mientras dure este periodo tan exigente en mi vida– he ensayado y repetido tantas veces estas frases en mi mente que me salen casi naturales. Skylar no dice nada por los minutos más largos que he vivido… solo me mira tratando de leer si estoy hablando en serio o es una estúpida broma

-¿Por qué? –

-¿Por qué que?- le pregunto estúpidamente

– Por qué estás haciendo esto?… dime la verdadera razón- Cómo pude ser tan estúpido y pensar que me iba a creer…

– Ya te lo dije… estoy con muchas cosas aho..-

– Dime la verdad – me grita casi encima.

– Ya te la dije – me asombro de la calma que soy capaz de mantener cuando siento que me estoy rompiendo entero y mi burbuja de felicidad se quiebra y desaparece ante mis ojos. Ya no hay vuelta atrás. Pasan muchos minutos… muchos minutos eternos en que Skylar solo me mira hasta que de pronto sus ojos se llenan de lágrimas, sus hermosos ojos azules brillan y las lágrimas resbalan por su rostro. Aprieto mis manos fuertemente al sillón para no lanzarme sobre él

– No – es todo lo que me dice

-¿no? –

-NO Roberto… o todo o nada, no quiero nada a medias contigo. ¿Quieres tiempo y espacio?  Pues ya lo tienes, todo el tiempo y el espacio del mundo, no voy a molestarte más para dejarte todo el tiempo y el espacio disponible…. Ahora solo lárgate, por favor– no ha dejado de llorar ni un instante… siento que todo ha salido mal, nada resulto como lo planee, no es así como lo quería

No Skylar, no es lo que quise decir..- noooo así no, el terror me invade, no puedo decirte adiós ahora, no estoy preparado para perderte asi, asi no..

Solo lárgate… es lo que quieres, ¿no? – se pone de pie y abre la puerta del departamento mientras se limpia las lágrimas con manotazos sobre su piel – te doy todo el tiempo y todo el espacio, recuerda que eres tú quien lo quiere

No me muevo de donde estoy

No skylar, así no – mi voz sigue calmada aunque por dentro soy un volcán en llamas de dolor

– Ya no puedes elegir Roberto… conmigo es todo o nada, no te doy opción de elegirme a medias… ahora vete  por favor, quiero estar solo

– Skylar, déjame verte al menos una vez a la semana… por favor… no podemos terminar así – la inmensidad de lo que acabo de decir “terminar así” me muerde el corazón sacándome un pedazo de vida, no puedo terminar mi relación con él asi… ni asi ni de otra manera… ¡Dios! ¿Qué es lo que acabo de hacer?…¡¿que hice, por Dios?!!. Me pongo de pie y camino hasta quedar frente a él

– ¿Una vez a la semana?… idiota, no tienes idea de lo que es el amor –  sus palabras me dejan helado… ¿dijo amor?… ¿en serio dijo amor?. Mis pensamientos quedan totalmente interrumpidos al sentir las manos de Skylar sobre mi rostro, me toma con ambas manos y me besa brutalmente, su lengua se apodera de la mía, me recorre entera la boca y me chupa los labios hasta causarme dolor. Siento el sabor de sus lágrimas saladas mezclarse con las mías, aprieto su rostro entre mis manos y lo beso con toda la pasión y el dolor que siento

– No puedo creer que hayas hecho esto idiota… lo echaste todo a perder…- ya no son sólo lágrimas, he logrado hacer sollozar a mi hermosa criatura y cada sollozo me duele más que a él.  Intento abrazarlo pero me empuja lejos – lárgate de una vez Roberto… ya no quiero verte

La puerta del departamento se cierra y me quedo afuera… afuera de su vida, afuera de esta hermoso locura… no puede ser… es una pesadilla … un intenso dolor me oprime el corazón, es un dolor físico inmenso, no puedo respirar ni puedo moverme… todo gira alrededor mío… ¿Qué he hecho?… ¡¡¡por Dios, que es lo que acabo de hacer??!!!

Deja un comentario