Capítulo 29

La aparición de “ejercito rubio” fue algo digno de verse. Si alguien no ha entendido aún cual es poder de la belleza en este mundo… puedo decir con seguridad que es inmenso. La mamá de Skylar, sus 3 hermanas y algunas otras mujeres de la familia directa,  hicieron su aparición en urgencias del hospital cerca de las 5 de la tarde. Nancy y yo habíamos ido por un café cuando las vimos avanzar por entre la gente que, a esa hora, repletaba el lugar. Rubias, preciosas, impresionantes… intocables e invencibles… tal cual como el mismo Skylar, avanzaban sin problemas entre toda la cantidad de gente que se hacía a un lado a su paso, hasta llegar exactamente frente a una de las ventanillas. Luego de una pequeña sonrisa, las atendieron de inmediato y las hicieron pasar a la sala pequeña donde habíamos estado esperando. Nancy y yo entramos tras ellas. La mamá de Skylar, preocupada, pidió que alguien le informara sobre su hijo. Me acerqué a ella… intentando reunir las pocas energías que me quedaban

– ¿Amanda?… soy Roberto. Yo la llamé…

Me mira con unos ojos parecidos a los de Skylar y me sonríe preocupada. Me besa y toma mis manos.

– Roberto… ¿cómo esta mi hijo?

Las 6 mujeres me rodean expectantes. Nancy se acerca a mi… necesito su apoyo.

– Skylar está vivo… está en estado .. crítico

 

Algunas de ellas no pueden evitar un sonido de angustia. Amanda sigue sujetando fuerte mis manos y mirándome

– tiene un TEC, algunas fracturas y…

Se me quiebra la voz… necesito aire.. me cuesta seguir hablando … Nancy termina de informarle. Amanda es una mujer fuerte. Ha sabido salir adelante sin marido y está acostumbrada a ser obedecida.  Luego de escucharnos, me hace un pequeño gesto de cariño pasando su mano por mi rostro y sin dudarlo, cruza sola las puertas blancas en busca de su hijo. Me quedo frente a sus preciosas hermanas… son iguales a Skylar… más bonitas aún. Me piden que les cuente en detalle que pasó. Es Nancy quien les describe el accidente… me duele volver a escucharlo… a medida que Nancy va contando voy imaginando cada momento, cada golpe… fractura…cada daño producido en el cuerpo de Skylar, es masoquismo, tortura, pero no puedo evitarlo… las lágrimas vuelven a acudir a mis ojos y tengo que dejar la salita para buscar aire fresco.  La parte exterior del área de urgencias del hospital es un caos constante… me refugio en un rincón poco iluminado de las escaleras de entrada, dejo que las lágrimas terminen de caer… en un lugar como este siempre hay gente llorando… a nadie le llama la atención mi llanto. Un poco más tranquilo quiero volver adentro… Amanda seguramente va a obtener más información pero Nancy sale en ese momento a buscarme. Se sienta a mi lado y toma mis manos.

– Aun no se sabe nada más

La veo buscar en su bolso y sacar un pitillo de aquellos que acostumbran fumar juntos con Skylar. Lo enciende y aspira profundamente

¡Mierda! lo necesitaba hace rato…¿quieres?

Lo tomo.. no la he probado nunca pero entiendo la teoría… aspiro profundamente el humo reteniéndolo en mi garganta, recuerdo que ni ella ni yo hemos comido nada en toda la tarde…

– ¿Cómo estás?

Nancy posa su mano pequeña en mi hombro… ya no me quedan barreras… me desarma su gesto de cariño.

– Necesito que viva Nancy… necesito decirle tantas cosas

 

– Va a vivir… yo sé que va a vivir

 

– Todo fue mi culpa… le hice daño sin darme cuenta

 

– No Roberto, no te culpes. Skylar tiene claro que te pidió algo demasiado exigente y que no es fácil hacerlo… cumplir con lo que él espera de ti

Me doy cuenta que Nancy sabe todo sobre nosotros… tal vez en otra ocasión me habría molestado pero ahora no, ahora me siento agradecido de su comprensión.

– Nancy… en serio… no se qué haría si…

 

-. No hace falta que lo pienses.. no va a pasar nada, Skylar va a estar de vuelta en pocos días más

Terminamos el pitillo. En realidad ayuda. Me siento un poco mejor.  Cuando vamos de vuelta se produce un gran alboroto, una ambulancia entra a toda velocidad precedida y seguida por varias patrullas policiales y varios vehículos que según sus logos, perteneces a los canales de televisión. Nos quedamos observando unos minutos. Al parecer un político mayor e importante sufrió un infarto mientras daba un discurso acaparando toda la atención de la prensa y del país. Si el lugar era caótico antes, ahora es casi imposible.  Con paciencia. Volvemos a la sala de espera interior. Amanda aún no vuelve. Tomo asiento cerca de una de sus hermanas.

– ¿Cuánto tiempo llevas con Sky?

Me pregunta con sus preciosos ojos azules fijos en mi… la pregunta me hace saltar… ¿todas saben?…siento los ojitos de todas ellas fijos sobre mi, esperando mi respuesta…

– Unos ocho meses… – respondo apenas.

Ella alza sus cejas en señal de sorpresa

 

– ¡Vaya!… Skylar nunca ha… …lo siento

– Está bien… lo sé

La preciosa rubita estira su delicada mano hacia mi

– Me llamo Claudia … – tomo su mano con cariño

– Hola Clau… Skylar te llama así, tu eres la menor, ¿verdad? – ella asiente

– Y tú eres Roberto – no me está preguntando, lo sabe.

Amanda vuelve en ese momento acompañada del doctor. Me tranquilizo de inmediato sólo de mirar su estampa… no está alterada, no está llorando ni se ve afligida… solo preocupada. Nos da un detalle completo de su estado.

Skylar esta conciente, aunque solo por ratos… tienen que mantenerlo sedado debido al TEC, tiene además dos fracturas en una pierna, diversos cortes, golpes y heridas en todo el cuerpo pero el mayor daño lo sufrió en uno de sus brazos que se arrastró sobre el pavimento… aún tienen que pasar 48 horas para descartar cualquier otro daño, sobre todo heridas internas… escucho todo esto sumido en la desesperación de no poder hacer nada para aliviar su dolor… ¡Dios! quiero ser yo quien esté en esa camilla, quiero quitar todo el sufrimiento de su cuerpo… su hermoso cuerpo. No me muevo… solo escucho sin poder siquiera mover un músculo…

– ¿Está conciente?-  pregunto sin pensarlo. Amanda me mira y me sonríe con un dejo de lastima.

– Si… está conciente pero sólo por periodos cortos… No se le permite compañía… necesita descansar mucho. Por ahora se quedará en urgencias para descartar cualquier riesgo pero mañana lo van a trasladar a una sala UCI en el hospital – Amanda se acerca y se sienta a mi lado – deberías ir a descansar Roberto – muevo mi cabeza negando de inmediato.. no podría dejarlo solo en este lugar… necesito estar aquí

– No.. no, estoy bien… yo me quedaré aquí-

 

– No hay nada que podamos hacer por ahora… solo esperar y rezar – su brazo maternal pasa por mi espalda y me acerca hacia ella en un abrazo… agradezco su gesto, agradezco el reconocimiento que me está otorgando como parte de la vida de Skylar.

Y eso es lo que hacemos. Nancy se fue a su casa cerca de la medianoche. Las hermanas y primas de Skylar se fueron a un hotel cerca del hospital. Quedamos solos Amanda y yo toda la noche. Comenzamos a hablar y me preguntó acerca de nuestra relación… ya sabía, Skylar le había contado… igual le conté cosas, le hablé del maravilloso hijo que tiene, le conté sobre lo bueno, las risas que compartimos… Ella me contó de la vida de Skylar cuando era niño… anécdotas de su vida como chico y adolescente…ella siempre supo que Skylar era diferente, especial, pero nunca le molestó ni se le ocurrió pedirle que cambiara. Era su hijo, su precioso hijo y ella estuvo siempre a su lado para apoyarlo, para enseñarle a salir adelante y no dejarse asustar ni intimidar por quienes piensan diferente a él.  Amé cada minuto de la conversación con esta magnífica mujer. Me pregunté muchas veces esa noche si mis padres tendrían un poco de su sabiduría. Ya muy tarde, se durmió intranquila en uno de los sillones y yo me quedé a su lado acompañándola. Cansado, agotado, hambriento.. pero no podía ni siquiera imaginar irme del lugar donde estaba Skylar. Cerca de las 4 de la madrugada me levanté impulsado no sé por qué fuerza. Amanda se movió un poco, abrió los ojos y me miró. Creo que adivinó mis intenciones de inmediato

– ¿Estás preparado para verlo?

No quería detenerme, solo advertirme. Me mordí los labios fuertemente y negué con la cabeza… abrí la boca, quise decirle algo pero no me salieron las palabras en mucho rato…

– Necesito verlo…

Ella asintió entendiendo

– Cuarto box, a la izquierda

 

Asentí y temblado cruce la puerta blanca. No había nadie en el pasillo… se escuchaba el ruido de diversas máquinas… caminé rápido hasta llegar al cuarto box…estaba cerrado por una cortina, Un poco más allá, dos enfermeras escribían de espaldas a mi… moví un poco la cortina y con el corazón en la boca crucé al otro lado… estaba casi en penumbras… distinguí claramente la silueta sobre la cama… pero no reconocí a Skylar… su pelo!!… su precioso pelo rubio había desaparecido completamente, su cabeza afeitada estaba cubierta por unos cuantos parches blancos…con algunas manchas marrones… dormía profundamente… su rostro irreconocible… sus ojos hinchados y bordeados de diversos tonos de rojo y morado, su nariz golpeada…inflamada… no pude seguir… cerré fuertemente los ojos y sentí que caía en algún tipo de pozo sin fondo… sin nada de que sostenerme  No es el momento de portarme como idiota… el que está sufriendo es él,  tengo que ser fuerte.  Tomé aire… mucho aire y di un paso adelante… su brazo izquierdo estaba completamente vendado e inmovilizado al igual que su pierna derecha… una máquina indicaba los latidos irregulares de su corazón y varias vías trasparentes transportaban diversos líquidos a su brazo derecho… amor… amor mío no puedes dejarte vencer… quise besarlo, abrazarlo… retroceder el tiempo… traspasarle todas mis energías…la fuerza de mi amor… pero todo lo que pude hacer fue quedarme ahí, mirándolo, sintiéndome completamente inútil,  mientras las lagrimas no cesaban de resbalar por mi cara… su mano derecha reposaba sobre la cama. Fue solo un contacto pequeño… rocé muy despacio uno de sus dedos, estaba tibio… vivo.   Me tranquilizó.  No habían pasado más de diez minutos pero lo que viví en ese box viendo a Skylar reducido, dañado, dependiente, fueron suficientes para hacerme cambiar toda mi vida. Besé su mano… no me atreví a tocar su rostro. Me sequé los ojos y salí del box caminando decidido hacia la sala de espera. Me sentía diferente… ya no era el mismo.

Cerca de las 7 de la mañana me fui a mi casa un rato. Erica se despertó al escucharme entrar, me había estado esperando. Se había enterado muy tarde en la noche. Me había llamado pero la batería de mi teléfono había muerto hacía rato. Me abrazó cariñosa…comprensiva.  Me pregunto por Skylar y nuevamente me derrumbé… le contesté cosas generales… el dolor que sentí al verlo … aún no puedo hablar de ello… eso es sólo mío.

Comí algo, me duché y me tiré sobre la cama donde  dormí un par de horas.  Al despertar ni siquiera me pregunté qué otras cosas tenía que hacer. Antes del mediodía ya estaba de vuelta en el hospital.  Quise irme derecho a la salita de espera de urgencias. En el camino me encontré con Nancy que llevaba varios cafés en sus manos. Le ofrecí ayuda y continuamos juntos… entonces pasó algo increíble. Frente a nosotros y en medio de todo el tumulto de gente, incluyendo los periodistas que esperaban para saber del político enfermo, cruzaron dos paramédicos… algo le sucedió a Nancy que se detuvo y los miro fijamente… con mucha rabia. Los hombres siguieron su camino hacia fuera y ella se lanzo a la carrera a seguirlos empujando a quien se pusiera por delante… la seguí sin saber bien que pasaba

-Hey!!..ustedes!!!- les grito muy fuerte a la salida de urgencias. Uno de ellos se volvió y el otro se detuvo al ver a su compañero detenerse

– Tú!! – Nancy apunto directamente al que se había detenido – ¿sabes que eres una mierda??!!! – Nancy no hablaba sino que gritaba… entendí rápidamente que estaba hablando con el tipo de se había negado a atender a Skylar. -¡¿qué clase de profesional mediocre eres??!!! La tensión se acumulaba y todo el mundo comenzó a prestar atención a lo que sucedía.

 

– ¿Disculpe???

El tipo definitivamente no sabía que bicho le había picado a esta chica loca

 – Ya me escuchaste… tu estuviste en un accidente ayer y te negaste a atender a mi amigo

Ahora Nancy estaba encima del tipo y lo golpeaba amenazadoramente apuntando a  su pecho, los cafés habían quedado olvidados en el suelo. – ¿Cómo fuiste capaz de dejarlo desangrarse tirado en el suelo??!! ¿Qué clase de paramédico eres??!!

El tipo hizo el intento de seguir caminando pero Nancy se interpuso delante de él, la seguí y me paré a su lado. No supe en qué momento las cámaras de televisión comenzaron a filmar esta escena

– ¿Así que además de mierda eres cobarde??!!! ¿te acuerdas del accidente de ayer?… no quisiste atenderlo!!!–

– No sé de qué habla!!! – le contestó fuerte el tipo – ¡déjame pasar loca!!  – y entonces la empujó para hacerla a un lado…  la paciencia se me acabó al verlo empujar a Nancy. Me plantee frente a él e hizo el intento de empujarme a mí también… la tensión, la rabia, el dolor, la pena … todo salió acumulado en mi puño que se estrelló directamente en el rostro del tipo este… en solo unos segundos descargué sobre él toda mi rabia.

– ¿Por qué no lo atendiste debidamente??!!… acaso no eres un profesional??!! ¿no estás capacitado para ello??!!!-

El personal de seguridad tuvo que separarnos… éramos el centro de atención de todos quienes a esa hora, mediodía, estaban en el lugar… los periodistas se acercaron… alguien me reconoció y se acercaron corriendo, micrófono abierto a preguntar por la situación… entre Nancy y yo explicamos de la mejor manera posible la injusticia que se había cometido y quien era el responsable… nos preguntaron mucho… el tema parecía importante… una hora después salimos en trasmisión directa para los noticieros del mediodía… pero no fue hasta que apareció Amanda con sus hijas y primas que el tema fue el centro de las noticias del mediodía y la noche en todo el país… Siempre llama la atención del público alguien defendiendo los derechos pisoteados, pero si ese alguien está acompañado de un ejército de preciosas rubias, entonces la noticia adquiere carácter nacional. La foto de un Skylar sonriente, atractivo y encantador inundaba los medios…fue una locura, en sólo un par de horas fuimos citados a responder frente a los tribunales de justicia por el “ataque” al paramédico; un abogado joven, amigo de Skylar, se presentó a conversar con nosotros para aconsejarnos los pasos a seguir…todo ese día fue un verdadero caos, de ser alguien relativamente anónimo, pasé a ver mi rostro en los canales de televisión pidiendo justicia…

Amanda, que no se había enterado de lo sucedido hasta ese momento, me tomó del brazo y junto a Nancy nos encerramos a conversar en la salita de espera. Nancy le contó en detalle lo sucedido… vimos lágrimas en sus ojos por primera vez, me dolió ver a esta mujer tan fuerte quebrarse; se mostró muy triste y enojada y decidió que el hecho merecía toda la atención y justicia que se le pudiese dar. Nos preguntó si estábamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, cualquiera fuera el resultado y ambos respondimos afirmativamente. Un lazo especial nació entre los tres en ese momento. Los tres amábamos a Skylar, cada uno a su manera, y estábamos dispuestos a luchar por él.  Junto al abogado decidimos estampar una denuncia por la falta de atención, maltrato y discriminación hacia su hijo.  El director del hospital pidió hablar con nosotros para entender qué había sucedido, el paramédico fue suspendido de sus funciones hasta aclarar lo sucedido…y mi teléfono no paraba de sonar indicándome que tanto el senador Rabbs como otros miembros del partido me estaban llamando. Pero aún no quería contestar. Varios chicos de la universidad me llamaron indignados por el hecho… se estaban organizando. Ángela… Ángela llamó varias veces pero corté su llamada. Si había alguien a quien no quería ver era precisamente a ella.

Yo?… yo solo quería un momento de tranquilidad para ver a Skylar… saber de él directamente… Amanda me contó en algún momento del día que lo habían trasladado a la Unidad de Cuidado Intensivo en el segundo piso y que hasta ese momento todo iba bien.     Pero la imagen de la noche anterior me hacía estremecer cada vez que lo recordaba… mis ansias de estar con él, de protegerlo y cuidarlo eran tremendas… en verdad quería verlo.

Erica fue hasta el hospital temprano en la tarde. Nos encontramos en la sala de espera del segundo piso donde nos habíamos “atrincherado” escapando de los periodistas y los medios de comunicación en general. Incluso, el director del hospital, ordenó poner guardias extras en el segundo piso a raíz de la presencia de tanto medio de comunicación. Ahora no solo el infarto del político en pleno discurso era noticia, sino también lo era Skylar. Luego de presentar a mi hermana con la familia de Skylar, Erica me toma del brazo y me lleva hasta un rincón.

– Vas a tener que armarte de valor Rob

 

– ¿Qué pasa ahora?

 

– El papá llamó, quiere saber que pasa contigo y quien es Skylar –Erica me abraza –¿Estás preparado?

 

Es difícil imaginar que sólo en unas cuantas horas mi vida ha cambiado tanto pero el shock de ver a Skylar como esta y sentir que puedo perderlo me han hecho ver todo de diferente manera

– Si… estoy listo

Erica se sorprende. Creo que esperaba una reacción diferente. Toma mi mano y la aprieta.

– Cuenta conmigo – con un beso en mi mejilla sella su ofrecimiento.

Sé que hasta ahora mi relación con Skylar no ha salido a la luz pública… pero estoy consciente de que en cualquier momento va a estallar en mi cara….

Sin embargo, el primer golpe llegó desde donde menos lo esperaba. Alrededor de las 5 de la tarde finalmente respondí una de las insistentes llamadas del Senador Rabbs, me disculpé por no haberle contestado pero estaba más interesado en hablar conmigo que en escuchar mis disculpas.

– Es urgente reunirnos Roberto –  Le expliqué que no quería moverme del hospital pero insistió en reunirnos en un lugar fuera de la vista de los periodistas.  Acordamos juntarnos dentro de una hora en un restaurante cercano al hospital.  Fue un tiempo precioso que nunca debí haber gastado en asistir a ese encuentro.

Ellos lo lamentaban mucho pero el partido es conservador, tradicional, la familia prima por sobre todas las cosas… no, en el partido no hay espacio para tendencias que se contradicen con la buena moral…  debería haberles informado antes de mi… “problema”…

– ¿Cómo lo averiguaron? – preguntó curioso

– No fue nada difícil.. el historial de tu … “amigo” es bastante popular –

– Entonces ¿qué pasa ahora? –

 

– Bueno… no podemos expulsarte del partido cuando recién has sido admitido, pero… no debes relacionar al partido con esto… no cuentes con nuestro apoyo para esta causa, no se enmarca en las…-

-¿“Causa”?… llama a lo sucedido una “causa”?, fue una injusticia que casi le costó la vida!!! – me molesta la forma tan superficial de referirse a la vida de Skylar

-.    Si.. eh.. no deberían suceder cosas así, pero hay otras formas menos públicas de defender los derechos de …

         

No quise seguir escuchándolo… me levanté y estreché su mano por última vez…

– Adiós senador… tengo una buena “causa” que defender y no puedo seguir perdiendo mi tiempo con usted –

Y sin más me alejé de ellos. Ni siquiera estoy seguro de lamentar lo sucedido. Cuando tenga tiempo voy a pensar en lo que pasó.. por ahora… Skylar ocupa todo mi tiempo y mi energía.

Deja un comentario