Capítulo 30

 No solo los estudiantes aparecieron frente al hospital al día siguiente, sino muchas personas de diferentes organizaciones y también personas comunes y corrientes que se habían conmovido con la historia de Skylar y la discriminación.   Las cámaras de televisión, la radio y otros reporteros transmitían la noticia a medida que más y más jóvenes se juntaban.    Roberto habló con ellos, les agradeció su presencia y les hizo ver que se buscaría hacer justicia y que estos eventos no se volvieran a repetir… Roberto!!! en realidad me sorprendió su capacidad innata para manejar a tanta gente. Lo había visto antes pero a pequeña escala, en la universidad…ahora se mueve entre cámaras de televisión, reporteros de radio y periódicos sin sentirse intimidado ni nervioso. La noticia de que él y Skylar eran pareja estallo hoy en la mañana. Todos querían entrevistarlo, preguntarle,  hablar con él. Roberto se limito a contestar que esa parte de sus vidas era privada, dejando ver que eran “sus” vidas… juntas… unidas. Sin embargo la recepción de la noticia en los medios y en la gente en general, fue extraña; la mayoría de los reporteros trataron la noticia con suavidad y casi algo de dulzura, tal vez debido a que la opinión pública adora la imagen de Skylar y a su familia… han pasado sólo un poco más de 24 horas desde que esto se convirtió en noticia y sin embargo, la foto de un Skylar precioso y sonriente, inteligente, buen alumno, alegre, deportista y músico ha llenado los medios nacionales. Como prueba sostengo en mi mano varios diarios que traen su foto. Miro con cariño una de las fotos y mis ojos se quedan observando largamente a Skylar que sonríe frente a una pista de ski… ¿Cuánto tiempo va a pasar, amigo querido hasta que vuelvas a estar esquiando nuevamente… o siquiera caminando con confianza?

Skylar aún sigue en estado crítico pero el médico está un tanto más optimista. No han pasado 48 horas todavía pero aparentemente está evolucionando bien.  Amanda puede entrar a verlo sólo un par de minutos en la mañana y luego otra vez en la tarde. Sólo a ella se le permite el ingreso por lo que Roberto y yo no limitamos a acompañarla, pero no importa. Saber que está un poco menos grave y que necesita descansar nos mantiene tranquilos.   Amanda nos cuenta que es capaz de sonreír y hacer pequeños comentarios. No tiene memoria consciente del momento del accidente, lo olvidó completamente, pero el resto de sus recuerdos están intactos.

El político aquel del infarto falleció al mediodía. Los reporteros y sus cámaras desaparecieron del hospital para captar la ceremonia de despedida efectuada en otro lugar.  Solo algunos regresaron más tarde para despachar noticias sobre la salud de Skylar. Me alegro que se tranquilice un poco la situación. Ayer fue una verdadera locura.   Si todo sigue igual y Skylar no presenta ninguna complicación, es posible que mañana lo trasladen a otra pieza donde podamos visitarlo por fin.

 Erica

 

No tengo claro que fue lo que Roberto conversó en su reunión con el senador aquel, pero sé que algo pasó que de alguna manera extraña le ayudó a tener aún más fuerza y determinación; cuando volvió al hospital estaba totalmente seguro y decidido.  Bajó hasta los estacionamientos del hospital y se sentó dentro de su auto con el teléfono en la mano. Luego de unos minutos, marcó el número de teléfono del papá.  No quiso que lo acompañara dentro así es que me quedé en la vereda esperando, quería estar con él por si me necesitaba. No debe haber sido una conversación fácil… leí sus gestos, hablaba lento, como si le costará confesar lo que tenía que explicar… vi sus lágrimas, su rostro de pena, dolor… luego molestia. Pasados unos 20 minutos cortó la llamada y se quedó ahí mismo sin moverse. Me acerqué entonces, subí al asiento del copiloto.

 -Van a venir.. esta noche… van a viajar ahora mismo

 – ¿Qué te dijo?- Estaba sufriendo…  más aún.

 – Nada…  no me dijo nada

 

– Tienes que entender que no debe ser fácil para ellos digerir lo que le acabas de decir

 – Sólo me dijo que viajaban ahora mismo y que mañana conversábamos

 – Bueno, mejor aún que lo discutamos en persona

 – ¿Sabes?… lo único que le preocupó más fue saber si mi relación con Skylar era pública… fue lo único que preguntó…

Roberto miraba hacia delante con la vista fija en ningún punto en particular. Estaba completamente sumido en sus propios pensamientos.

Pobre papá… debo ser una desilusión terrible para él … y mamá… pero es mi vida… no puedo vivirla al gusto de los demás sino como yo quiero… y yo tengo muy claro lo que quiero

 – Me alegro por ti… la mayoría de la gente no tiene idea que es lo que quiere y desperdician la mayor parte de su vida buscando un imposible

 

– Sólo espero que no sea demasiado tarde… Erica… es posible… se va a recuperar totalmente… ¿verdad?-

– Esperemos que así sea –

Mis padres viajaron esa misma noche desde el sur y en las primeras horas de la mañana estaban ya en nuestro departamento… Roberto aún dormía y aunque mi padre insistía en despertarlo tuve que hacerle ver lo mucho que necesitaba descansar. Ambos estaban realmente ansioso, pero el día anterior debe haber sido uno de los más duros y difíciles para mi hermano… Estoy de su lado, me he convertido en su asistente, secretaria, ayudante, consejera y guardia personal… pero lo hago con gusto  y un dejo de tristeza. Me sorprende la fuerza que ha sacado de no sé donde… creo que del amor que siente… se ha vuelto tan fuerte en solo un par de días. Conforme pasan las horas y los días me siento más orgullosa de mi hermano y de su forma de ser y actuar.

Despertó cerca de las 8 y salto de la cama de inmediato a ducharse y desayunar pero se encontró de frente con mis padres. Papá y mamá lo abrazaron y desde ese momento, solo por la forma de abrazarlo, comprendí que estaban desesperados.  Nos sentamos los cuatro… Roberto habló, comenzó mumurando bajito, lento… despacio pero a medida que hablaba su voz fue adquiriendo un tinte de completa seguridad…  habló mucho de su vida, de su relación con Skylar, de lo mucho que le había costado aceptar el hecho de haberse enamorado de otro hombre y como estaba dispuesto a todo por ese sentimiento…

– Es lo más importante…  lamento desilusionarlos, pero es así

Mi mamá lloraba callada… mi papá lo miraba con el rostro sin expresión precisa… no lo interrumpió mientras habló, solo escucho, creo que no sabía que decir, estaba totalmente choqueado.  Finalmente Roberto calló y se quedo esperando escuchar su sentencia… Papá se demoró en hablar… parecía estar buscando bien en su mente que palabras usar…

– Nosotros no te criamos así – fue el primer reproche de mi padre –nunca vimos nada en ti que nos indicara este problema

 – Papá… yo no… es sólo Skylar… no ha habido nadie más fuera de él

 – ¿Cómo sabes que eres…gay, entonces??!!!

 – No lo sé ni me importa, sólo me importa él!!!

 – Tal vez – interrumpió mi mamá – si visitas a un siquiatra y sigues un tratamiento… o si dejas de verlo… 

Roberto los escuchó con paciencia, contesto y rebatió cada una de sus preguntas y argumentos… Nada lo hizo cambiar de opinión, ni siquiera cuando se dio cuenta de que ellos no estaban dispuestos a aceptar esta relación.

– Roberto, esto es una aberración… esto va en contra de la naturaleza humana… ¡por el amor de Dios hijo!!, ¡es otro hombre!

– Lo sé papá… yo pensaba igual que tú hasta que me pasó

 

-Hijo… yo no puedo aceptar esto.. ¡no puedo aceptarlo!

 – Roberto… estas confundido hijo… vuelve con nosotros al sur, allá conocerás una linda chica y olvidarás todo esto – mi mamá no terminaba de aceptar esto tampoco.

Entonces algo pareció sucederle a mi hermano. Me fijé como cambiaba su expresión y ya no fue más de pena y dolor sino de comprensión.  Fue como si de pronto entendiera el dolor y la confusión de mis padres

 – Papá… mamá… yo no puedo cambiar… no quiero cambiar, soy feliz así, pero ustedes no tienen por qué aceptarlo. Me gustaría que algún día lo conocieran y vieran el tipo de persona que Skylar es… lo siento, pero no quiero cambiar

Se acerco a ellos y los abrazó. Mis padres quedaron mudos. Roberto no tenía más que decir, su decisión había sido informada a mis padres. Ellos no lo aceptaban pero no estaban cortando el lazo con su hijo… no lo estaban negando, pero no querían saber de él mientras tuviera a otro hombre como su pareja. Abracé a mi hermano justo antes que saliera a toda prisa hacia el hospital y luego les dije unas cuantas verdades a mis padres… mi familia se desmoronaba en frente de mis ojos pero yo tenía que ser leal a mis pensamientos e ideas, creo firmemente que debo apoyar a mi hermano ahora, aunque mis padres no estén de acuerdo.

 Después que mis padres se fueron, el mismo día, Roberto siguió con la misma rutina que había mantenido por los dos últimos días. En el hospital, la gente lo reconoce… algunos lo saludan y le desean suerte.  Algunos reporteros le preguntan por la salud de Skylar y él responde tranquilo, otros más avanzados quieren saber detalles de su relación con Skylar pero él corta el tema de inmediato respondiendo que eso es “personal”.  Amanda y las chicas lo reciben con cariño. Todos estamos preocupados por Skylar pero a medida que pasan las horas y los días las posibilidades de recuperación aumentan y nos sentimos un poco más tranquilos.

Skylar.

 

4 días desde el accidente. 4 Días en que mi vida y todo parece haberse detenido… mi existencia se limita a respirar y luchar contra el dolor… físico y emocional. Toda mi energía está concentrada en mi brazo y en mi pierna… me cuentan que la moto quedo totalmente destrozada… los huesos de mi pierna fracturados y la piel de mi brazo desapareció… tuvieron que hacerme un trasplante de piel… duele como el infierno… no sé por qué sigo vivo… debí haber muerto…   El dolor me cansa… a pesar de los analgésicos siento mucho dolor.   Ayer muy tarde me trasladaron por fin a un pieza individual, eso significa que ya estoy fuera de peligro… ya no morí… sigo sin saber por qué… Mi mamá, mis hermanas, Nancy han estado conmigo todo el tiempo…Roberto también… Aaahhgg… me duele pensar en él… aquí tirado en esta cama he tenido 24 horas cada día para pensar en él y ya no quiero pensar más, no quiero saber nada másl… no quiero … ahora entiendo que le pedí demasiado… le arruiné su vida… miro hacia atrás nuestra relación y recuerdo cuando recién lo conocí… su orgullo, su fuerza, su férrea voluntad que de a poco fui quebrando…  lo manipulé y me atravesé en su camino hasta que finalmente lo arrastré… ya no puedo más.. no quiero más… no mas tristeza, no más batallas… no más dolor… ahora sólo quiero irme de aquí… quiero irme lejos y no saber nada más de nadie… ni de él ni de nadie… quiero estar solo, tranquilo… quiero recuperar mi fuerza… no sé si alguna vez voy a poder volver a ser quien era y no esta patética figura que soy ahora… ayer me vi en un espejo… ¡Dios!  este no soy yo… ese horrible monstruo con mis ojos azules… quizás ese Skylar se murió.. ¿es una lección?.. ¿es un castigo?… ¡mierda! no sé que es pero si sé que estoy pagando muy caro… me está costando mucho…  ¿lo hice todo mal contigo?… debí dejarte tranquilo…me porté como un crío caprichoso… pero el juego se me dio vuelta y me enamoré… y ahora  sufro como un idiota… esperando a que decidas… forzándote a dejar toda tu vida por mi… soy injusto… estoy pidiendo demasiado… ya no tengo más fuerza para pelear por los dos… para esperarte…. ya no importa… ya no importa nada..  Solo quiero irme de aquí, irme de esta ciudad, quiero volver a la casa de mi madre, recuperarme y luego desaparecer… Le pedí a mi mamá que fuera a la universidad y congelara todo… no quiero volver a estudiar, no quiero… no quiero nada… solo que me dejen tranquilo… ni siquiera puedo limpiarme solo estas lágrimas de mierda que resbalan por mi cara.

NANCY

 Hoy en la mañana tuve la oportunidad de verlo… Amanda y sus hijas entraron de a poco a verlo… Roberto  esperó con paciencia para poder entrar… pero Amanda salió algo nerviosa de la pieza y me miró directamente a mi.

 – Quiere verte

 – ¿A mi?… pero yo puedo esperar.. – sentí que Roberto era la prioridad

 – No. Pidió verte a ti Nancy

 

Dentro de la pieza Skylar está en la cama, inmovilizados su pierna y su brazo. Mi impacto al ver a Skylar fue tremendo, no pude contener las lágrimas y me colgué de su mano derecha mientras de alguna manera lo abrazaba con cuidado. Solo teníamos unos pocos minutos. El médico ha limitado las visitas a unos pocos minutos.

 –Ya deja de llorar… – me pidió este Skylar casi irreconocible

 – ¿Cómo estás?

 – Bien… Duermo todo el día

 – Idiota!… ¿necesitas algo?

 – Si… necesito algo importante de ti

A pesar de los moretones, los parches y los golpes puedo ver la expresión seria y dolida de su rostro además del tono de su voz…

 -¿Qué quieres? – me acerco aún mas para escucharlo claramente

 – Nancy… se lo dije a mi mamá pero necesito que le ayudes… prométemelo, prométeme que me vas a ayudar- hay desesperación en su forma de hablar. No quiero que se agite

 – Si, claro, sólo dime qué quieres

 – Es más bien lo que… no quiero

 – ¿Cómo?

 – No quiero ver a Roberto… nunca más en mi vida– pronuncia con voz clara y firme. Su única mano libre aprieta mi mano con fuerza esperando mi reacción y mi respuesta.

 – Skylar.. no puedes.. no,..NO! 

 – Por favor Nancy…- su voz se apaga, sus fuerzas desaparecen

 –  Pero… es que …

 – Por favor

 – Tú no entiendes…-

 – Sólo prométemelo… no quiero verlo, por favor

Lo siento alterarse y las máquinas que lo controlan lo confirman

 – De acuerdo… de acuerdo…tranquilízate

 

– Gracias – suspira aliviado

 – ¿Me vas a decir por qué?- insisto… no puedo creer que Skylar me esté pidiendo esto…¡cielos! Qué voy a decirle a Roberto … está desecho esperando afuera.

 –  No… ahora no

Un par de gruesas lágrimas resbala por sus dañadas mejillas

– Por favor… no lo dejes entrar

 Aprieto muy fuerte mis labios… quiero llorar de sólo pensar en cómo decirle esto a Roberto.

–  Skylar… él ha estado…- siento un nuevo apretón fuerte en mi mano

– No… no quiero saber nada tampoco

 – Cuando te mejores te voy a cobrar esto con sangre… idiota! 

 – Gracias – aun caen sendas lágrimas por su rostro

 – No sabes lo que haces…. Se te dañaron las neuronas…

 – Confía en mi… sé lo que hago

 

Caminando apenas salgo de la sala. Me despido con un beso de Skylar… tengo mucho miedo de lo que me pidió hacer.

Afuera, en la sala de espera, esta la familia de Skylar y Roberto. Me mira expectante. En ese mismo minuto Amanda le pide a sus hijas que lo dejen sólo con Roberto y me hace un gesto para que la acompañe.  Roberto está obviamente alterado

– ¿Qué… le pasó algo?… ¿por qué tanto secreto? – pregunta algo irritado y ansioso.  Amanda lo toma de un brazo y se sienta con él. Me quedo sentada a su lado, sumida en la más terrible de las penas. Dejo que Amanda se encargue.

 – Roberto… tengo… tenemos un mensaje de mi hijo para ti

Él nos mira a ambas confundido. Está apurado por que quiere entrar luego a ver a Skylar. Amanda no suelta su brazo.

– ¿Qué mensaje? – pregunta entre confundido y sonriente

– … ¡Ay, por Dios!..- Amanda suspira… también le cuesta

–  Roberto… Skylar no quiere verte

Roberto la mira incrédulo… cree que no ha escuchado bien… me mira a mi preguntándome pero no soy capaz de ver sus ojos… me limito a dejar que las lágrimas caigan de mis ojos y asiento con la cabeza… de pronto entiende el alcance de lo que Amanda le dice… el rostro de Roberto pierde todo su color y su respiración se agita tanto que creo que va a estallar…. Lentamente sus ojos se vuelven vidriosos y su expresión cambia al más puro dolor… nos mira a ambas… una y otra vez… veo sus hombros  y todo su cuerpo empequeñecerse

 – ¿Por qué? – pregunta en un pequeño hilo de voz

 – No dijo el porqué… sólo me pidió que te dijera que no quiere verte… más

 – ¿Nunca más?

¡Dios! no resisto sentir su angustia  y lo abrazo llorando. Roberto manotea… contenido, a punto de gritar  ¿Qué…?  Pero…. Nooo, No…

– No sé… no sé, pero me hizo prometerle que no entrarías a verlo – esa fue mi voz.

Roberto se pone de pie,  desesperado… camina como un animal enjaulado… pasa la mano repetidas veces por su rostro para eliminar las lágrimas que no dejan de salir… abre su boca… quiere protestar… pelear… decir algo pero el asombro y el dolor lo han dejado mudo.  Los minutos pasan, ni Amanda ni yo sabemos que decirle… cómo consolarlo…Finalmente vuelve a sentarse frente a nosotras… nunca en mi vida había visto una expresión tal de pena y dolor… toma la mano de Amanda

 – No puedo…. No…. Tengo que hablar con él– su voz es pura súplica. Amanda acaricia su mano

 – Voy a… a preguntarle… pero vas a tener que esperar a que él decida

Roberto asiente… no ha perdido toda la esperanza… me mira y con un gesto le indico que si… que yo también voy a insistir por él.

– Dale tiempo – Amanda paso un brazo sobre sus hombros – Estoy segura de que va a cambiar

– ¿Por qué Amanda?, ¿Por qué?

 – No quiere hablar… no me dice nada

El silencio cae sobre los tres. No tengo duda alguna de que Roberto ama a Skylar más que a nada en este mundo… y ahora está destrozado… este golpe final lo ha dejado demolido… no sé qué pasa por la mente de Skylar pero tengo claro que hasta una semana atrás lo adoraba también.

 

Deja un comentario