Miguel 2 Capítulo 79

Capítulo 79

MIGUEL

 

No estaba tranquilo, aunque Gonzalo había reunido a un selecto grupo de sus hombres y les estaba pidiendo exactamente eso: tranquilidad ante los eventos que se desarrollaban contra ellos. Estaban todos “acuartelados” en espera de noticias sobre el paradero de Clemente. En las calles, una gran red se mantenía en movimiento intentando localizarlo.

Jorge no se separaba de su computador y buscaba infructuosamente. La tensión se sentía en el aire… Costaba mantenerlos tranquilos… Clemente les había sido arrebatado en sus propias narices… era importante para el jefe y para ellos… se sentían burlados y querían acción.  Recuperar a Clemente era prioridad y todos los pasos giraban en torno a ello. La familia quedaba muy mal si era incapaz de protegerlo luego de que traicionara a los suyos.

Para Miguel el tema era un poco más profundo; Clemente le caía bien.  Recordaba haber hablado con él aquella noche en que le pidieron traicionar a su familia y que los ayudara con Nali y Coque. Tanto él como Gonzalo le habían ofrecido seguridad… Demonios!! Esperaba que aun estuviera vivo…  el viejo Rojas podía ser muy cruel… ¿sería capaz de matar a su propio hijo?… no lo sabía. Miguel no sabía de los sentimientos de un padre. Nunca hubo uno en su vida y todo lo que conocía se relacionaba con los pobres ejemplos que había visto en su antiguo barrio o con el padre de Gonzalo. Nada de eso era bueno… ¿Cómo era su propio padre?… ¿estaría vivo?… ¿Sabía que él existía? Su madre no hablaba del tema. No es que lo echara de menos pero le habría gustado saber quién era y como era… porqué no se había ocupado de él… a lo mejor habrían sido amigos…  o tal vez mejor no saber nunca nada… quizás era un viejo de mierda  a quien no le importaba nada su existencia…  o tal vez no sabía que tenía un hijo… quizás no todos los padres eran malos… en las películas siempre se veía a padres cariñosos y preocupados de sus hijos… un lazo tan fuerte que él desconocía…

El sonido del teléfono de Gonzalo atrajo las miradas y el silencio de todos. Esperaban noticias de la ubicación  de Clemente… Respondió y su semblante, ya preocupado,  fue cambiando en uno peor

-. NO, noooo… dime que está bien!!! – gritó

Por la voz alterada de Gonzalo y los movimientos alertas de su cuerpo, Miguel supo de inmediato que algo más había pasado… algo grave cuando Gonzalo lo buscó con la mirada. Se movió a su lado sin saber de qué se trataba

-. Mi hermana… hubo una explosión… una bomba en el estacionamiento… Andrei llamó.

Habló atropelladamente mirándolos a todos y a ninguno en particular. Todos escucharon en silencio y nadie se atrevió a preguntar…

-. Lidia… está… bien?

Miguel rompió el silencio… tenía miedo de la respuesta. Gonzalo encogió los hombros… no sabía… fue un instante en el que pareció que su cuerpo se achicaba y su mano se estiró buscando a Miguel…  le devolvió una mirada cargada de dolor… solo duró un segundo…  se repuso de inmediato.

-. Tomen sus armas. Quiero la cabeza del responsable.  

Gonzalo ya estaba en movimiento… fue como si todos se hubieran coordinado en silencio y eficiencia.  El único sonido era el de las armas siendo puestas a punto y las pisadas decididas.

Abandonaron el recinto de prisa. Los rostros ceñudos y las expresiones agresivas.  La hermana del jefe había sido atacada y tenían más sed de venganza que antes. La lealtad de esos hombres para con Gonzalo y la familia era incuestionable

Andrei los esperaba en la sala de urgencia.

No. No estaba muerta…

Gonzalo recupero la cordura y con ello la voz

-. ¿Rojas?

Andrei asintió. Le dio un rápido resumen de lo que sabía hasta ahora. Iba en camino a las oficinas cuando escuchó el sonido de una explosión en el estacionamiento. El y sus hombres corrieron de prisa… Los cuerpos regados y quemados en medio del humo espeso que aún flotaba en el aire… a Lidia la habían rescatado viva pero inconsciente debajo del cuerpo de Karina… tenían quemaduras… Andrei mismo había despegado las manos achicharradas de Karina y adheridas a Lidia en un último intento desesperado de salvarla

Karina estaba muerta junto al chofer y al guardaespaldas, pero su intento de proteger a Lidia había sido efectivo.

Miguel sintió que la rabia escalaba rápidamente por su cuerpo mientras escuchaba el crudo relato. Karina era su amiga… y ya no estaba… achicharrada… quemada… Lidia ocupaba un lugar especial en su vida, era muy importante y ahora estaba quemada y dañada…

Miguel sintió como algo explotaba y rugía dentro de su mente

Rojas lo tenía hasta la coronilla…  Primero Nali y Coque y ahora esto… Había que ponerle punto final. Los últimos vestigios de su inocencia de niño desaparecían… se llenaba de sentimientos fuertes de lealtad y protección hacia los suyos.

La actividad se volvió frenética. Gonzalo despachó gente con instrucciones de traer de vuelta a Daniel a como diera lugar; amarrado si era necesario.  Ordenó tres veces más protección para  la casa de sus padres y quería a todo el mundo en la calle sobornando, intimidando,  extorsionando o incluso matando… le daba lo mismo como lo hicieran pero quien averiguará el paradero de Rojas sería el héroe del momento.

Tomó el teléfono e hizo una llamada que su padre o cualquier jefe de familia solía hacer solo en casos de extrema urgencia. Al Jefe de la policía solo se lo molestaba cuando no había otra opción…  Necesitaba advertirle y mantenerlo lejos de esta guerra… sería mejor que nadie se cruzara en su camino ahora.

 

CLEMENTE.

Clemente estaba en un lugar oscuro y flotaba en paz… lejos de su cuerpo… alguien llamaba su nombre…  no quería despertar… la inconsciencia era buena y le permitía escapar del dolor. Mantuvo los ojos cerrados pero ya era tarde… había recuperado su lucidez y junto a ello,  el dolor que lo hería en todo el cuerpo

-. Clemente.. Clemente!!! 

Abrió los ojos de golpe al reconocer la voz

-. Anselmo – quiso gritar pero la debilidad apenas le  permitió emitir un murmullo… las lágrimas comenzaron a caer de sus ojos

-. Qué pasó??!! qué haces aquí? Por qué estas…?

Anselmo era el más joven de los hermanos. No estaba ajeno a la vida y fechorías de su padre y hermanos pero él no participaba en forma activa. Lo que había sucedido aquella noche, tiempo atrás,  en la casa de la playa aun lo atormentaba. Había querido irse con Clemente pero no fue posible.  Era un alma sensible y soñadora que lo estaba pasando muy mal últimamente.  Alejarse de la vida conocida, ver su familia desarmada y repartida era muy malo. Escucharlos proferir insultos y amenazas contra Clemente fue peor. Lo llamaban traidor y decían cosas horribles que prefería no escuchar. Alguien dijo que Domingo había muerto pero no quería creerlo.

Pasaba los días en soledad, sin que nada material le faltara pero no tenía con quien hablar ni compartir… no le estaba permitido comunicarse con sus amigos, ni volver a clases ni abandonar la casa  donde estaba. Su padre y hermano lo impedían.  Le faltaba Clemente… lo extrañaba y sabía que no era una mala persona aunque ellos lo dijeran entre insultos y mucha rabia. Su padre y Leonardo lo relegaban al último dormitorio de la casa con juegos de video, televisión y lo que fuera que quisiera… excepto compañía. Allí pasaba las horas olvidado… últimamente todo era correr de un lugar a otro, casas y lugares desconocidos, escuchar gritos y maldiciones… Tenía órdenes de mantenerse alejado de todos pero necesitaba hablar con su padre y por ello, aprovechando un descuido, había ingresado a escondidas a su oficina, burlando la escasa vigilancia pues esa noche la mayoría de los hombres se habían marchado quien sabe adónde.

Abrió la puerta y entro de prisa. Esperaba encontrar a su padre o hermano dentro.. pero no había nada de eso.  Le tomó un momento ajustar sus ojos a la oscuridad… su cuerpo se volvió de piedra al percatarse de la sorpresa que lo esperaba dentro de la oficina

No esperaba lo que acababa de encontrar… de hecho, luego de abrir la puerta y ver la sombra golpeada y castigada desparramada en la silla en el cuarto que ocupaba su padre,  estuvo a punto de dar la vuelta y correr a perderse… pero algo lo hizo detenerse… algo le resultó familiar en aquella persona que más parecía muerto que vivo…  venciendo su temor, se acercó un par de pasos hasta que sus ojos se acostumbraron a las oscuridad… y entonces lo vio

-. Clemente!!!

-. Anselmo…

Estaba choqueado… el brillo de las lágrimas en los ojos de Clemente lo trajo de vuelta bruscamente a la realidad

-. Clemente… que pasó?.. que haces ahí?..

Clemente pensó rápido… Anselmo era la única posibilidad que tenía de salir con vida… cuando ya se había dado por muerto.. ver a su hermano lo hizo renovar sus esperanzas…. hizo acopio de las pocas fuerzas que le quedaban. No sabía cuánto tiempo tenían antes que su padre o Leonardo volvieran. Tampoco tenía la seguridad de que Anselmo fuera a ayudarlo… después de todo él no había cumplido su parte de llevárselo cuando se fue.

-. Suéltame… corta las cuerdas… hazlo

Sintió profundo alivio cuando Anselmo abrió a toda prisa los cajones del escritorio de su padre hasta encontrar con que cortar las cuerdas

-. ¿Vas a ayudarme? – la voz de Clemente era una suplica

Anselmo asintió mirándolo con miedo y lastima… Clemente estaba todo golpeado.. ¿Quién le había hecho eso a su hermano? debía doler mucho… Con cuidado, lo sujetó para evitar que cayera de la silla, tras lograr soltarlo. Los brazos del hermano menor pasaron hacia atrás y sostuvieron con seguridad y delicadeza el torso adolorido de Clemente. Un simple gesto de su hermano pequeño… solo eso bastó para que el temple de Clemente se fuera por el despeñadero… esa sencilla muestra de cariño hizo que su fortaleza se quebrara…  dejó su cabeza caer sobre el delgado hombro de Anselmo comprendiendo que no todo estaba perdido. Su padre y hermano mayores lo deseaban muerto… pero se tenían ellos dos… aún eran familia.

-. ¿Fue papá? – preguntó Anselmo aterrado de escuchar la respuesta

-. Salgamos de aquí – respondió Clemente deseando no responder ni recordar… su propio padre y hermano lo habían dejado así… pero no era necesario que Anselmo sufriera por ello.

-. Pero hay gente afuera… me costó llegar aquí sin que me vieran

-. ¿Dónde estamos?

-. En la casa detrás del restaurant.. en la calle diez

El restaurant estaba en la entrada de un callejón sin salida y la casa estaba al fondo… eso echaba por tierra las esperanzas de salir por la puerta… y Clemente no sabía si estaba en condiciones de escapar por otro lado. No tenía fuerzas…

-. Celular? – preguntó Clemente iluminado de esperanza

Anselmo sonrió llevándose la mano al bolsillo. Era un adolescente. Por supuesto que tenía celular. Jamás salía sin él.

 

GONZALO

Se estaba convirtiendo en una maldita noche de pesadilla.

Los Rojas parecían haberse multiplicado y en solo unas horas habían coordinado ataques en varios puntos distintos.

El peor resultado se lo había llevado Lidia y quienes estaban con ella. Era la única sobreviviente y aunque sus quemaduras no eran graves, su aspecto era atroz, con daño en su espalda, brazos y cuero cabelludo. Había perdido momentáneamente la capacidad auditiva producto del fuerte estallido y estaba con una severa crisis nerviosa que obligó a sedarla. Gonzalo se quebró al verla… la mujer vendada y quemada en la cama del hospital no se parecía a su preciosa hermana…

Andrei estaba como loco…  Todos los sentimientos negativos que pudo haber sentido contra Lidia se le habían olvidado en el momento mismo en que la vio herida y solo recordó que era la mujer que amaba y daba sentido a su vida.

 

Fue Jorge quien recibió la llamada telefónica que ingresó a la central de las empresas, de una persona desesperada por contactarse con Gonzalo.  La operadora, consciente de los negocios del jefe y de la gravedad en la voz de quien llamaba,  trasfirió la llamada al segundo de a bordo. Esas eran sus instrucciones.  Jorge respondió de inmediato. Era parte del grupo que estaban “acuartelados” en la vecindad del hospital. Al otro lado de la línea una voz joven pedía ayuda y se identificaba como Anselmo Rojas.  En pocos minutos Jorge tuvo la ubicación exacta de Clemente. Corrió como loco hasta donde estaba Gonzalo.

-. Lo tengo!!!

No era necesario decir nada más

-. Dime donde están

Gonzalo escuchó con calma. A pesar de todo el descalabro que se producía esa noche, era capaz de mantenerla la frialdad necesaria para poder actuar objetivamente. Era momento de priorizar y asestar golpes fatales que detuvieran esta locura de una vez por todas

La casa de sus padres era terreno imposible de atacar…

Daniel le había asegurado al teléfono que estaba bien y no había resultado dañado en el ataque a la clínica. Si. Se volvería con los hombres que había enviado a buscarlo.  Esteban ya se había llevado a Coque.

Lidia estaba con Andrei y en manos de buenos médicos.

Clemente era quien se volvía prioridad entonces.

Junto a Jorge, Miguel y el resto de sus hombres, estudiaron de prisa la ubicación que Anselmo les había dado… justo en medio de la zona de Rojas… rodeado de sus clubes, restaurants y locales de mala muerte… una zona peligrosa… quizás el peor escenario posible

Gonzalo miró el mapa por largos minutos… en silencio y concentrado… decidiendo…

-. No – dijo Miguel rompiendo el silencio y dirigiéndose exclusivamente a Gonzalo. No necesitaba que le dijera lo que estaba pensando. Sabía.

Tras unos segundos, Gonzalo levanto los ojos y pregunto muy serio

-. ¿Cómo lo sabes?

-. No sé cómo, pero lo sé – aseguro Miguel igual de serio – confía en mi. Estoy seguro.

Se mantuvieron en contacto visual por largos segundos…  Gonzalo estudiaba los ojos oscuros de Miguel…

-. Bien. De acuerdo. Miguel dice que Clemente no nos va a traicionar. Vamos por él

Gonzalo habló para toda su gente. Estaba confiando en la respuesta que había encontrado en los ojos de Miguel.

Ultimaron detalles y muy pronto dieron inicio a la operación de rescate. El plan era simple. Llegar al lugar de sorpresa, reducirlos a todos con la ventaja de la sorpresa y la superioridad numérica y salir con Clemente y Anselmo vivo. Esta vez nadie les iba a impedir llevarse consigo al menor de los Rojas. Era un nuevo trofeo que exhibir. Los hombres estaban exaltados y ansiosos de encontrarse con el enemigo. Deseaban venganza.

 

TEDDY ROJAS

Teddy estaba enojado. Había esperado pacientemente a que la explosión del estacionamiento ocurriera para entrar a capturar su presa… o lo que quedara de ella. Con la cámara que llevaba el vehículo falso pudo ver el momento en que Lidia aparecía en el estacionamiento subterráneo. Esperó con paciencia a que se acercara lo suficiente antes de presionar el botón rojo del control que tenía en sus manos… pero entonces la maldita gata que tenía de guardaespaldas había olfateado el aire y los había hecho retroceder. Tuvo que accionar el control remoto de la bomba de prisa antes de que quedaran fuera de alcance mortal. Había sido tremendo… perfecto. Nadie podía sobrevivir una explosión de esa envergadura.  Luego del estallido se disponían a entrar y reducir la escasa vigilancia del lugar para rematar a las víctimas y cobrar sus trofeos, pero sus planes fueron frustrados cuando uno de sus hombres advirtió la presencia de Andrei con más personas. Llegaban justo en ese momento impidiéndole concretar su deseo… maldición!! Si hubiera traído más hombres habría aprovechado de matar dos pájaros de un tiro y deshacerse de Andrei también. Desde fuera los vio ingresar al estacionamiento a toda prisa

Teddy se quedó mirando fijamente el control remoto en sus manos y deseando haber dejado una segunda bomba que acabara con la vida de Andrei… sacó cuentas rápidamente…  tres hombres acompañaban a Andre …  mas los guardias generales del edificio… tal vez si actuaban con rapidez los sorprenderían y podrían acabar con ellos…  estaba pensando en hacerlo cuando su teléfono personal sonó.

-. Leonardo?

-. No. Soy yo Patrón. Su hijo Leonardo está mal herido

En un instante el resto de las cosas perdieron importancia… su mundo se redujo a la frase que acababa de escuchar…. Su existencia cambiaba bruscamente… No. No podía sucederle nada malo a Leonardo. Era su hijo predilecto y quien tenía que continuar con la familia… Domingo ya estaba muerto… era un cabeza hueca de todas maneras… Clemente un traidor y Anselmo apenas un adolescente demasiado emocional e impresionable que no tenía pasta para ser como ellos… solo tenía a Leonardo.  A duras penas mantuvo la calma y les ordenó llevar a Leonardo  en busca de atención de urgencia. Abandonó sus planes de venganza… Su hijo.. su amado hijo era más importante ahora.

Cuando llegó al lugar donde habían llevado a Leonardo vio los rostros mudos y apesadumbrados de los hombres… el aire se volvió demasiado liviano y una especie de sopor lo envolvió… quería correr de prisa hacia la sala donde estaba Leonardo pero apenas podía moverse

-. Patrón… Don Leonardo…

No. no quería escucharlo. No quería saber… mientras nadie se lo dijera, Leonardo estaba allí dentro esperando por él… para que su padre lo salvara y apoyara… tenía que verlo… pero sus piernas se volvieron de lana y su agotado corazón tenía ritmo de locos tambores africanos…

-. ¿Dónde está mi hijo?

Lo llevaron por un  pasillo blanco y luminoso. Dentro de un cuarto frío e impersonal, sobre una camilla rígida y angosta, descansaba Leonardo con los ojos cerrados y extrema palidez

-. Salgan todos!!! – rugió el viejo Rojas alejando a sus hombres y al personal de servicio

Camino hacia él como si fuera por el borde de un precipicio… la mano de Leonardo estaba helada y su piel no tenía vida…  nunca en su vida se había sentido tan mal… como si mil cuchillos se le clavaran en todo el cuerpo causándole un dolor intenso e indefinido y lo drenaran… lo dejaran vacío y permanentemente incompleto…

Apenas lloró cuando supo que Domingo había muerto

Leonardo se merecía cada una de las copiosas lágrimas que inundaban sus gastadas mejillas y hasta el aterrador sonido de sus sollozos…

-. ¿Quién fue?

Gritó como loco…

-. ¿Quién fue??!!! – volvió a preguntar asiendo de la solapa a uno de los hombres y remeciéndolo como si fuera papel

-. No sabemos patrón… uno de los hombres de María…

Un cualquiera… un don nadie… alguien que trabajaba para María le había abierto un agujero en el estomago a su hijo y la sangre había corrido como loca escapándose de su cuerpo hasta drenarle la vida… su preciado hijo había muerto a manos de un don nadie… Él no merecía eso… su hijo era un gran hombre… obediente, leal, sincero, valiente… un maldito don nadie… eso empeoraba mil veces la situación… un ataque a la distancia, balas locas… quizás y el hombre ni siquiera sabía que había dado muerte a lo más amado de su vida… su hijo mayor.. su mano derecha… su heredero…

Teddy Rojas sintió que él también moría un poco en esa sala blanca e impersonal. Tenía su dinero, propiedades, seguros… montones de cosas materiales… pero de nada servía si no tenía a nadie que siguiera su legado… ¿así de perdido se había sentido Lino cuando tomó la estúpida decisión de dejar a María a cargo de todo?…

María…

Quizás lo que había hecho Lino no había sido tan descabellado después de todo…

El cuerpo sin vida de su hijo Leonardo en la camilla era prueba de ello…

La vida de Domingo había acabado en manos de esa bruja también…

Convenientemente olvidó que era su familia quien había iniciado este descalabro… enceguecido de dolor culpó de todo a María… sus dos hijos mayores… ah… y por supuesto a Gonzalo que le había arrebatado a  Clemente…

Se abrazó al cuerpo inerte y apenas tibio para despedirse… un vacío grande en su corazón…  le habría gustado tener más tiempo para velarlo y rendirle los honores que le correspondían pero no contaba con ello. No quedaban nadie más que él y Anselmo. Sería un trabajo difícil educar a su hijo menor. Volcaría todos sus esfuerzos en él. Le enseñaría a ser fuerte y a dirigir lo que quedaba de su familia. Aun tenía vida.. tenía dinero, contactos, los terrenos y los negocios. Podían salir adelante

Cuando Teddy salió de la habitación su rostro había cambiado a uno que parecía petrificado y daba miedo. Las prioridades habían cambiado: María y Anselmo eran los objetivos ahora; terminar la vida de uno y sacar adelante la vida del otro.

 

RESCATE

La vida nocturna en la avenida estaba en pleno apogeo a esa hora temprana de la noche… los restaurants, clubs, salas de juego, espectáculo y prostitución de la familia de Rojas se encontraban llenos de clientes y en pleno apogeo, había gente en las calles, mujeres aproximándose a los clientes, música en los locales, vehículos circulando… El aspecto era el de una agitada noche normal de viernes en la conocida avenida. Justo en la esquina con la calle diez había una pequeña callejuela sin salida de unos 60 metros; al fondo de la oscura callejuela, una casa aparentemente desocupada, sin luz y cerrada.  No se veía nadie pero allí estaban vigilando.  Gonzalo observaba el lugar desde el interior de un vehículo estacionado al frente de la avenida.

-. Podemos entrar por atrás

Jorge mostró el mapa de la calle. Detrás de la casa donde estaban los Rojas había otra casa cuyo patio colindaba con el patio de la casa en cuestión.

Conversaron los pasos a seguir, dividieron las fuerzas y se pusieron de acuerdo. Estaba claro para todos ellos que no saldrían del lugar sin los hermanos Rojas. Tenían una única oportunidad. Los vehículos avanzaron a un ritmo normal para no despertar sospechas. Algunos esperarían un tiempo conveniente para luego detenerse frente a la callejuela y otros se dirigieron a la calle posterior.

Marcos y Libbi llevaban viviendo juntos 4 años  y tenían dos hijos pequeños. No estaban contentos con la vida delictiva que habían elegido años atrás ni con la casa que arrendaban para vivir. El sueño del dinero fácil no estaba resultando como ellos habían creído.  Estaban viendo televisión con los pequeños dormidos en sus brazos cuando alguien golpeó la puerta de su casa. Se miraron cansados… no estaban para visitas y a esa hora no hacían negocios. Marcos se levantó de mala gana a abrir la puerta

-. Quién es? – gritó Libby tratando de no despertar a los chicos al ver que Marcos no regresaba ni se escuchaba ruido.

Estaba a punto de levantarse cuando Marcos ingresó pálido y asustado a la sala, seguido de varios hombres, uno de los cuales apuntaba a su marido con una pistola en la sien

-. No grite- dijo Ghiotto moviendo la pistola con la cual apuntaba a Marcos – no vamos a dañarlos. Solo queremos usar su casa unos minutos

-. Por favor no nos haga daño

Libby abrazó a sus hijos

-. No se preocupe. Nadie va a hacerle daño ni a usted ni a ellos

Miguel señaló a los bebes. Libby le miró la cara de niño del hombre que le había hablado y le creyó. Asintió moviendo rápido la cabeza y protegiendo a los chicos en su regazo.

En cuestión de segundos, los hombres atravesaron su casa dirigiéndose al patio. En la sala de estar, dos hombres armados habían cerrado puertas y ventanas, bajado la intensidad de la luz y vigilaban a los asustados dueños de casa.

Tres hombres custodiaban la parte posterior de la casa de Rojas. Tres balas certeras, disparadas con silenciador, acabaron con sus vidas. Saltaron de prisa  la muralla de separación. Nadie sabía con exactitud cuanta gente había dentro de la casa.

Desde corta distancia los hombres de Gonzalo, al otro lado de la avenida, vieron como tres vehículos ingresaban al callejón, Teddy Rojas se bajaba custodiado de su gente y entraban a la casa confiados. Eran cinco en total. Ninguno se molestó en cerciorarse de nada. Estaban en medio de su territorio. No era necesario hacerlo.

Teddy no tenía ojos ni cabeza para ver nada más que no fuera lo que tenía urgencia de hacer.  Durante el trayecto desde la funeraria a la casa se había venido preguntando si Clemente merecía su perdón. La muerte de Leonardo cambiaba todo…  Clemente era más apto para sucederlo. Anselmo era todo blandura y sensibilidad. Quizás si le propinaba un castigo largo y  ejemplar a Clemente, además de mantenerlo unos años en permanente vigilancia podría servir… después de todo era su hijo.. su sangre…  un traidor… se le revolvía el estómago de sentimientos confusos… muerte.. vida.. hijos.. dolor…  No tuvo la claridad mental para notar que la casa estaba a oscuras y que las sombras inmóviles que pretendían ser su personal de vigilancia no lo era… se dirigió derecho hacia la pieza que hacía de oficina donde había dejado a Clemente horas atrás. No escuchó las balas silenciosas que eliminaban a sus guardaespaldas. Abrió la puerta y encendió la luz .

Sus pasos se detuvieron de golpe… la mano aún en la manilla de la puerta… los ojos y la boca se le abrieron grandes

-. Buenas noches, Teddy

Gonzalo lo miraba cómodamente sentado detrás de la mesa de su escritorio

Teddy miró hacia todos lados analizando la situación y comprendiendo de inmediato la gravedad… buscando un escape…

Miguel, Ghiotto y dos hombres más estaban dentro de la sala con armas en sus manos

Teddy se afirmó de la manilla hasta recomponerse de la impresión.

-. ¿Qué haces aquí? ¿Dónde están mis hijos?

-. Tus hijos prefieren irse conmigo. Me han pedido que los rescate.

-. Primero muerto que dejar que te los lleves

Teddy Rojas no soportó escuchar lo que Gonzalo le decía.. no… no era posible haber trabajado toda su vida para ser traicionado de esa manera por sus propios hijos… Loco de rabia y dolor, Teddy Rojas soltó la puerta y buscó un arma entre su ropa

-. Como quieras… – dijo Gonzalo

Lo último que vio Teddy Rojas fue como Gonzalo se encogió de hombros en el mismo momento en que él y los hombres en la sala disparaban sus armas. Tuvo unos segundos de tiempo para pensar en que toda su vida no había valido la pena… había preparado tanto a Leonardo y ahora no estaba… Clemente y Anselmo lo habían vuelto a traicionar llamando a Gonzalo… Su último pensamiento fue para odiar a Domingo por haber iniciado la destrucción de su familia.  Su cuerpo ya sin vida cayó al suelo impactado por varias balas.

Los cinco hombres en la sala permanecieron inmóviles hasta comprobar que estaba muerto… la sangre corría de sus heridas…

-. Asunto terminado – murmuró Gonzalo para sí mismo

Todos excepto Ghiotto abandonaron en minutos la casa por donde mismo habían entrado.  Ghiotto tardó unos cuantos minutos en iniciar el fuego que dificultaría el reconocimiento de los cuerpos.

 

Libby y su marido vieron a los hombres llevar a un chico asustado y a otro mal herido a través de su living. Minutos después. El tipo alto que parecía ser el jefe se dirigió a ella

-. Empaque sus cosas y lárguese de esta casa ahora mismo

-. ¿Cómo dice?

-. Tome

Gonzalo arrojó una importante cantidad de billetes a Libby

-. Recoja lo mínimo y váyanse sin dejar señales de dónde encontrarlos. Borren nuestros rostros de su mente. Esto solo fue una pesadilla.

-. OH… si… señor… gracias…

-. Muévase de prisa señora

Libby nunca había visto tanto dinero en su vida. En cuanto los hombres se fueron, ella y Marcos corrieron a poner en unas maletas lo más esencial, su mercancía, y desaparecieron en su pequeño automóvil. Los niños dormían en el asiento trasero.

Cuando los hombres de Rojas percibieron las llamas que salían de la casa del fondo de la callejuela ya era demasiado tarde para intentar entrar.  Se quedaron mirando como las llamas consumían todo incluyendo a su patrón que estaba dentro… se miraron confundidos… ¿Qué pasaba con ellos ahora?…

 

JORGE

Clemente y Anselmo fueron llevados a una casa protegida y atendidos por un médico. Gonzalo les aseguró que ya no tendrían que volver a temer. El tema de la muerte de su padre se los confirmaría más tarde… pero era algo que ambos chicos sospechaban.

Entre la gente de Gonzalo reinaba un sentimiento de victoria y venganza cumplida. Ya estaba amaneciendo y estaban todos exhaustos.

-. Lo hiciste muy bien esta noche

Gonzalo le habló a Jorge. Él fue quien recibió el llamado de Anselmo, ubicó la casa y finalmente, quien encontró la solución alternativa de entrar por atrás.

Jorge se puso de pie al escuchar a su jefe. Asintió rápido con la cabeza. Se sentía bien ser reconocido por el jefe delante de todos.

-. Ya puedes irte a descansar… todos pueden irse – indicó Gonzalo

De a poco se fueron retirando los hombres. Solo quedaban los encargados de proteger a los chicos. Gonzalo y Miguel salieron juntos, caminando lado a lado. Subieron al vehículo oscuro de Gonzalo y partieron raudos…

Jorge suspiró cansado mirando el amanecer que se pintaba en el horizonte. Había sido él uno de los que se había quedado en la casa vigilando a la pareja y los chicos con un arma en la mano… un arma que apenas sabía usar y que difícilmente se habría atrevido a disparar.

Había tantas cosas que no sabía usar o hacer en esta nueva vida que tenía…

Pero estaba dispuesto a aprender… nada lo detendría. Cada segundo que pasaba le gustaba más lo que estaba haciendo… el poder era adictivo… aunque entendía que debía aprender a hacerse respetar… no bastaba con que Gonzalo lo hubiera nombrado su ayudante y le concediera privilegios… había cosas que tendría que ganarse por sí solo… el respeto y la admiración del resto, por ejemplo.

Pensaba todo esto mientras caminaba hacia fuera de la casa… y entonces lo vio. Ghiotto caminaba de prisa hacia uno de los vehículos de la familia.  Ghiotto… Su cuerpo se tensó. Su mandíbula se volvió dura y sus puños se apretaron. Clavó la vista en su espalda.

Tenía mucho que aprender… e iba a comenzar el aprendizaje en ese mismo minuto

Se movió rápido hasta llegar al mismo vehículo, abrió la puerta trasera y subió decidido, cerrando fuertemente la puerta.

-. Llévame a mi casa – ordenó con la voz más fría y cortante que hubiera utilizado jamás. Luego sacó su teléfono del bolsillo y centró su atención en la pantalla.

Ghitto tuvo un momento de desconcierto… estaba cansado, como todo el resto y ya deseaba echarse a dormir en su propia cama. Vio a Jorge un segundo antes que subiera al vehículo y al escuchar su orden estuvo tentado de responderle de mala manera…

Pero entonces recordó… Jorge era el reemplazo de Andrei… era uno de los que podía dar órdenes… y le estaba ordenando llevarlo a su casa.

Apretó lentamente el acelerador y reubicó el espejo del auto para poder observar a su pasajero. Jorge no le prestaba atención.

No habían vuelto a hablar desde que había pasado “aquello”… en verdad, no tenían nada que hablar… Él solo le había hecho un favor por una única vez y eso era todo…  ¿por qué le pedía que lo llevara a su casa si alguien más podía hacerlo?…  ¿deseaba encararlo?… o acaso… ¿deseaba algo más?

El pensamiento de lo que había sucedido y podía volver a suceder tuvo un efecto inmediato en Ghiotto. Había sido una noche de mucha adrenalina y con buenos resultados.  Estaba en un estado de semi euforia en que era fácil excitarse… Avanzó por la calles de prisa, había muy poco tráfico a esa hora. El departamento de Jorge no estaba lejos.   No dejaba de observarlo disimuladamente… esperaba que en cualquier minuto le hablara… quizás le pediría una explicación… su mente lo traicionaba… su pulso cansado se comenzó a acelerar y su cuerpo recobraba energía.

Jorge apagó el teléfono y con toda tranquilidad cerró los ojos y se recostó contra el respaldo del asiento…

A Ghiotto le estaba costando despegar la vista de su pasajero… ¿no iba a hablarle, entonces?… pero… era extraño… no parecía mujer ni se comportaba como una… no tenía movimientos afeminados… pero su cintura era pequeña y su piel suave… su boca caliente como el mismo infierno… su culo firme y resistente…

Cuando el vehículo se detuvo frente al edificio de departamentos, Ghiotto estaba listo para vencer toda resistencia y volver a repetir la experiencia… él haría lo que fuera necesario por ayudar a Jorge a cumplir con el encargo de Gonzalo… había dicho que solo una vez pero bien podía hacer una excepción por el héroe de la noche

-. Gracias, Buenas noches

El portazo lo sintió como si le hubiera sido dado en la entrepierna…

Jorge salió de prisa del auto y camino derecho hacía su casa… en cosa de segundos se había perdido de su vista dentro del edificio.

Sin hablarle…

Sin mirarlo…

Sin pedirle nada…

Ghiotto frunció el ceño y su expresión perpleja cambio a una de malestar…

¿Pero qué diablos se creía este pendejo??!!…

17 comentarios en “Miguel 2 Capítulo 79

    • Gracias Yol. Los Rojas no tenían muchas opciones después de la idiotez de Domingo y de echarse a las otras familias en contra de ellos. Veremos ahora que pasa con los Rojas sobrevivientes. Gracias!! saludos. Nani

  1. No me esperaba q vencieran tan facil a los Rojas, pero supongo q era hr de terminar con ellos.
    Me quede con la duda de saber quien habra matado a Leonardo.
    Como sera la vida de Clemente y Anselmo en manos de Gonzalo? espero q tengamos la oportunidad de conocer mejor a los chicos.
    No me gusto nada q Maria se llevara a Coque, solo espero q no se interponga entre ellos.
    Ghiotto me encanta! haber q hace ahora con su pequeño jefe (^^)
    Hasta el proximo capi!

    • Hola Auriel!! Los Rojas se volvieron descuidados y demasiado apresurados por vengarse. Nunca estuvieron preparados para enfrentar la guerra en que los obligó a entrar Domingo y por eso terminaron tan mal. Leonardo… eso fue como triste. Me dio pena cuando escribía sobre lo que sentía Teddy al saber lo que había pasado con su hijo… creo que es aún más triste saber que fue una “bala loca” la que terminó con él, sin nombre, sin rostro.. como sucede tantas veces en la vida real.
      Clemente y Anselmo son ahora los herederos de la familia Rojas… creo que ellos no tienen idea de lo que poseen y pueden hacer. Vamos a ver como les va en los siguientes capítulos.
      María está protegiendo a su hermano y lo hace como la fiera leona que es.. creo que no sera tan fácil para Daniel. Ella es sobreprotectora.
      Ghiotto.. ay Dios.. ese ghiotto… creo que aun no se da cuenta que el verdadero poder esta en manos de Jorge. El pequeño jefe ya está comenzando a despabilar y eso será entretenido.
      Gracias!!! Saludos cariñosos. Nani.

  2. Empecé leyendo el capi en AM y cuando vi que eran tan pocas palabras me entristecí…pero luego noté que te habías mudado y eso me dio cierto alivio, porque como siempre, el capitulo estuvo largo y genial.

    Antes de cualquier cosa, debo decir que yo quedé como Ghiotto cuando Jorge se bajó del carro sin decir nada. La situación es tan incomoda e intensa que…me encanta, ya quiero saber más de ese par.

    Volviendo a la historia central, vaya, nunca esperé un desenlace tan tranquilo. Quiero decir, que no hubiera podido predecirlo, aunque si te soy sincera, también me estaba cansando tanto drama con los Rojas jodiendo toda la historia. Me gustó mucho la agilidad y frialdad con que ocurrió la muerte del antagonista principal, sin tantos baches de que quede medio muerto y reviva a hacer el mal. Por supuesto el mal viene de muchas fuentes, pero quizá sea momento de una fuente diferente.

    La muerte de Karina fue muy inesperada para mí. Era un personaje al que le guardaba cierto cariño, aunque podría decirse que murió por amor y eso lo convierte en una bella muerte. Además no veía cómo podría ella salir bien librada de su amor por Lidia, quizá fue el mejor final que le pudo haber tocado.

    Estoy muy ansiosa por saber de Coque y Daniel, también de Clemente y Anselmo. Siento que vienen a desenredarse las partes que más quiero saber y eso me emociona. Es que no puedo imaginarme la cara de María cuando Coque le diga que él quiere alejarse de esa vida, menos si Coque llega a proponerle a Daniel que escapen juntos…tengo un montón de teorías y finales romanticos en mente.

    ¿Habrá un poco más de drama para Miguel y Gonzalo, o este es su final feliz?

    Pasando a otros asuntos, no he tenido mucho tiempo de explorar esta página, la universidad me aplasta con todo su peso. Pero en cuando quiera mandar todo al carajo y distraerme, seguro la curioseo.

    Como siempre, espero pacientemente el que sigue. Ah, aquí me surge una duda y es…¿ya no publicarás más en AM? ¿Entonces tendré que estar revisando aquí? Es para estar pendiente.

    Muchas gracias por tu esfuerzo, un abrazo y mucha inspiración :3

    • Hola Northstation!! Que alegría encontrarte en nuestra nueva casa. Sabía que tú eras una de mis mas fieles lectoras y me seguirías hasta acá. Gracias sinceras por eso.
      Sobre la historia: Los Rojas nunca estuvieron preparados para la guerra en que los obligó a entrar Domingo; mucho menos para combatir dos familias al mismo tiempo… Leonardo murió de manera triste y a manos de nadie sabe quien lo que hace su muerte mucho mas trágica y el viejo Rojas.. bueno, fue el momento de lucirse de Jorge y desarrollar todo rápido y simple; atacaron a Lidia… todos en la familia de Gonzalo estaban deseando terminar con los Rojas. Ya no tenían más que hacer. El drama que viene ahora es que sucede con la familia Rojas… quien se hace cargo?.. veremos que pasa con los chicos Rojas.
      Daniel y Coque…. ay!… María ya me está dando dolor de cabeza antes de escribir sobre ella. Espero que no se ponga muy complicada con su hermano la bruja colorina; en todo caso, creo que Daniel se ha encontrado un aliado inesperado en Esteban. Más de ellos en el próximo cap.
      Miguel y Gonzalo??.. Of course que me queda bastante por contar sobre ellos… algunas cosillas bastante hot asi es que no te preocupes por que ya haya llegado su final. Nada de eso.
      La tensión entre Jorge y Ghiotto se siente en el aire… sobre todo ahora que Jorge esta decidido a tomar su papel de jefe en serio… wow.. el puede dar las ordenes y ghiotto debe obedecer… jajajaja será divertido. Te lo juro!!!
      No mandes nada al carajo., Primero tus estudios. El yaoi siempre estará aquí esperando por ti. Estamos felices en nuestro nuevo hogar, mejorando cositas varias cada día y con muchos proyectos para este sitio.
      Esta es mi casa oficial ahora pero igual seguiré actualizando a medias en AY con links directos a este sitio. Todas nuestras actualizaciones las avisamos oportunamente en nuestra página de facebook (link al costado derecho de este blog).
      Gracias!! me has hecho feliz al leerte aquí. Un beso grande y mucho cariño. Nani.

  3. ¡Karina! 🙁 llore muchísimo no me imaginé que después de sentir la máxima felicidad con las palabras de su hada moriría minutos después, ahora es un ángel.
    El amor hacia su gente ayudó a Gonzalo a ganar la batalla espero que todos se recuperen rapido.
    Clemente y Alsemo tomaron una buena desición.
    Pd. Al fin pude leerlo, el fin de semana llega bien después de la universidad con tentaciones 😉
    Buen sitio, me encanta el diseño, aunque apenas estoy checando los comandos dejaras, irás de a poco dejando amor yaoi o siempre sera mitad y completo.

    • Hola Brenda!! Que gusto saber que andas por acá!! Gracias <3

      Karina murió contenta; estaba tan feliz por lo que Lidia le había dicho.. murió cumpliendo con su deber de protegerla. Si. Ahora es un ángel y seguirá cuidándola desde el más allá. Habría sido terrible para ella ver como Lidia se daba cuenta de que su amor solo era de amigas y hermanas.. mucho cariño pero no amor de pareja.
      Gonzalo tiene la gran suerte de contar con gente muy leal y todos juntos hicieron que ganar esta batalla final contra Rojas fuera definitivo. Aun nos queda por saber que pasará con los chicos Rojas, pero estoy segura que estan mejor con Gonzalo que en manos de viejo desalmado ese.. ok.. ok.. no es que Gonzalo sea un pan de Dios tampoco.. pero al menos es un poco mejor que Teddy Rojas.
      Gracias! estamos felices con los resultados del Blog e iremos de a poco mejorando todo. No. No voy a dejar de actualizar en AY pero lo haré con el link que redirige a este sitio. Estoy muy agradecida con AY pero tuve problemas y esta es nuestra casa ahora.
      Gracias por tomarte el tiempo de dejarme un comentario. ya sabes qeu me encantan. Buena suerte en tus estudios! besos. Nani.

  4. Muy buen capitulo, por fin esta muerto ese hombre que tantos problemas ha causado.

    Pobre Ghiotto se quedo con las ganas jeje.

    Muchas gracias por escribir, eres muy buena!!!

    • Hola alice san!!! Gracias por tus cariñosas palabras <3 intento hacerlo lo mejor que puedo.

      Pobre Ghiotto?.. que ya no te acuerdas como dejó botado a Jorge en el cap anterior? Pues Jorge si se acuerda y ahora está comenzando a usa su poder recien adquirido… Guarda los "pobre Ghiotto" para más adelante. Creo que los va a necesitar 🙂
      Rojas esta muerto pero aún quedan los chicos Rojas. Veremos pronto que sucede con ellos.

      Mil gracias y saludos!

      Nani.

  5. Llegué aquí por Matías y Maximilian, en Amor Yaoi, pero fácilmente me enrede en la impactante historia de Miguel.
    Yo no hablo español, lo leo y escribo pero hablar u oír me es difícil; tu historia es la cosa más impresionante que he leído en años, está excelentemente bien escrito, la narrativa es excelsa y amo la transformación de cada personaje, maravilloso, maravilloso!!!
    Me pregunto: Cuando actualizarlas está historia? Estoy obsesionada.
    En FB estoy como
    Mactans Lastrodectus.

    • Hola Mactans!!! Que comentario más bonito me has dejado. Muchas gracias de todo corazón. Lo que me dices me hace sentir muy bien. Me encanta escribir pero tengo claro que no soy profesional; solo me gusta hacerlo e intento hacerlo lo mejor que puedo asi es que tu comentario me da mucho ánimo para continuar.
      Miguel es tal vez la historia más intensa que he escrito; sus personajes son muchos y cada uno tiene historia propia,, creo que sin mucho esfuerzo podría seguir por 100 capítulos más.. jajajaa. no te asustes. No lo voy a hacer.
      Ahora que tenemos nuevo hogar para nuestras historias estoy intentando actualizarla muy seguido pero no soy capaz de darte una fecha exacta. Intentaré que sea pronto.

      ¿Cuál es tu idioma nativo?

      Gracias <3 Saludos cariñosos. Nani.

      • Mi familia siempre viajo, en casa hablábamos inglés (todos somos británicos), pero al vivir muy pocas veces en lugares de habla inglesa, en mi hay muchas combinaciones lingüísticas, leo, escribo y hablo inglés aunque hay cosas que incluso yo no comprendo; leo y escribo español pero no lo hablo bien ni lo entiendo cuando lo escucho; entiendo y hablo regular el ruso y el alemán y comprendo el francés y el italiano.

    • OMG!!!… IMPAKTADA….

      seguro tienes una sobredosis de Gonzalo… en serio no me imagino leer toda la historia de una sola vez. Yo escribo un cap y quedo exhausta!!!! debes tomártelo con mas calma… 🙂

      Gracias. Saludos!!! Nani.

  6. Querida Nani

    La he extrañado mucho en AY sin embargo me emociona saber que sigue escribiendo, pues me he convertido en una gran admiradora de su trabajo y de cada uno de sus personajes, como siempre me quedo a la espera del siguiente capitulo.

    • Hola Anna-Bri

      Gracias por extrañarme. No he dejado AY pero mi última experiencia con ellos no me dejó muy contenta; no tuve acceso a mi cuenta por mas de dos meses y fue bastante desagradable. Pero ya ves que de lo malo nacen cosas fantásticas como este blog con mis buenas amigas.
      Gracias por querer mis historias y personajes; yo estoy un poquito enamorada de cada uno de ellos. Continúo escribiendo en esta, la nueva casa de mis historias.
      Saludos cariñosos. Nani.

Deja un comentario